El Urbanito

Crónicas de lo que sucede alrededor nuestro y eventualmente de lo que sucede en mi interior.




THE BRIDGES OF MADISON COUNTY(II)


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...





The Bridges of Madison County (II)

La vida continuó luego de ese fin de semana. Me sentía un inútil por haber pensado que había conocido a alguien especial y que podía llegar a ser importante, aunque sea en mis sueños. En la realidad, era difícil, ella tenía una relación estable hacia algún tiempo, yo estaba casado hacía poco más de un año y antes de pensar en si mi matrimonio tenía futuro o no tenía que pensar en como recuperarme financieramente a fin de poder arreglar un par de problemas en el Banco y poder mantener mi independencia frente a los recursos de mi familia política. Siguieron algunos viajes, la inmersión absoluta en el trabajo y el esperar con cierta impaciencia que llegue Diciembre, uno de esos períodos en el que uno quiere que el almanaque se termine consumiendo lo más rápido posible.

No había vuelto a hablar con mi amiga, la había visto a la volada un par de veces en la oficina de los amigos donde ella trabajaba y con los que yo estaba armando algunos negocios en conjunto. Habían sido visiones tan felices como fugaces, enmarcadas en la curiosidad por redescubrir a quien conocía mucho y poco a la vez en medio de la seriedad de un ambiente impersonal de oficina y en donde no había habido una oportunidad real de poder conversar de algo personal e interesante. Mi vida discurría de una forma muy esquemática entre mis entrenamientos matutinos de Football en el Lima Crickett, el horario de oficina de 9 a.m. a 9 p.m. y los fines de semana en los que no me podía sustraer de las obligaciones maritales ni de los compromisos amicales. Generalmente íbamos a los compromisos de sus amigos de trabajo que de una u otra forma se habían hecho amigos míos y con los que compartíamos la afición por el fútbol y los tragos. Un viernes de fines de Noviembre, lo recuerdo en forma nítida, mi ex me llama al celular desde el Banco donde trabajaba y me preguntó en forma muy meliflua acerca de los planes para el fin de semana:

“Hola Amor, como estas”
“Bien, aquí almorzando con el Gordo”
“Donde estan almorzando?”
“En la Carreta”
“Que buena vida no? Para eso si hay plata”
(Entre pensativo y dudoso acerca de contestar con una pachotada) “Amor, el Gordo me esta invitando, el tiene derecho a gastarse su plata como le de la gana”
“Ya, no seas picón, escúchame, en la noche nos han invitado a celebrar el cumpleaños de M -una amiga de ella- y vamos a tomarnos unos tragos en el Pabellón de Caza y si la gente se anima la seguimos en el Amadeus”
“Bueno, no hay problema, voy a llegar temprano para ducharme y cambiarme a tiempo”
“Ya pues amor, no tomes mucho, a ese gordo le gusta mucho el trago”
“Ya, ya”.

Lindo plan para el viernes. A ella no le gustaba mucho salir de noche a bares o discotecas. Le gustaba salir a los lugares de moda, la clásica novelería limeña. Y encima su amiga M, amiga del Club, era lo más quisquillosa, racista y estirada que uno podía imaginarse. Y seguro iban a estar una recatafila de antipáticas acompañadas de los respectivos huele guisos. Era un pelotudo, con vista al mar. No me hacía respetar, detestaba a esa gente y encima aceptaba sin mayor protesta ir a una reunión con sujetos con los que no tenía nada que conversar y casi nada en común. En vista que no había agenda para la tarde, nos quedamos los 3 que estábamos almorzando haciendo sobremesa, pidiendo más trago del tonel, contando chistes y chismes variados(los hombres en tragos podemos ser más chismosos que las mujeres) y planeando no solamente en como ganar plata sino en la mejor manera de gastarla. Mi ex detestaba esos almuerzos largos de trabajo, no le gustaba que llegase cansado, sin ganas de hacer nada y directo a la ducha y a dormir. Y a mí aparte de comer, me encantaba evadirme y ahogarme entre la variedad de tintorros disponibles y etiquetas de diversos colores. Ese viernes terminamos como a las 7:30 de la noche, muertos de la risa y con ganas de seguirla en la casa del gordo. Felizmente, la mujer de este lo interceptó a la salida del restaurante pues la secretaría de la oficina ya la había puesto sobre aviso y finalmente se llevaron al gordo, ampayado y derrotado, blasfemando desde el asiento posterior de su auto. Otro clarinazo de alerta. Yo quería que mi vida fuese así en unos 10 años? Con una mujer que iba a ser una especie de gendarme de mi tiempo y de mi ingesta de vino? Ese flash me atravesó la imaginación muy rápidamente, volví a la realidad de inmediato y me concentré en como llegar rápido a la casa, quitarme un poco el aliento a farmacia que tenía y en llevar la fiesta en paz en la reunión venidera. Cumplí con los objetivos iniciales y estuve listo a las 9 p.m. para ir al bar. Llegué, saludé y me senté en una esquina, hablando con uno de los tipos menos insulsos del grupo.
“Que guapa tu mujer, no la veía hace tiempo”, me espetó mi ocasional contertuliano.
Casi respondo “Te la regalo”, de ninguna manera le podía decir “Te la cambio” pues la suya era una garantía de abstinencia sexual.
“Esta linda, le gusta mucho estar siempre bien arreglada”.

Ella era guapa, que duda cabe. Toda la vida vivió bajo el estigma de la chica linda que no tiene mucha suerte en el amor. Tuvo un par de enamoraditos en la Universidad, incontables propuestas de toda laya en el Banco donde trabajaba y finalmente un noviazgo largo con un ex - compañero de trabajo con el que había terminado unos 6 meses antes que yo la conozca en las clases de Inglés. Nunca supe porque terminaron luego de haber estado tanto tiempo juntos, casi 5 años y con casa construida, artefactos comprados y todo listo para el matrimonio. Al principio me sentía orgullosísimo de haber podido ser “el elegido” entre tanto pretendiente, sobretodo teniendo en cuenta la rapidez con la que se había desarrollado todo. Luego me sentía como un consumado tonto por haberme apresurado en casarme no solamente con una perfecta extraña sino con una persona con la que dejando de lado la atracción física y la sexualidad me sentía como un completo desconocido.

Volviendo a aquel viernes semi-alcoholizado, pasamos por decisión unánime a la discoteca y allí nos distribuimos en uno de los rincones disponibles, bastante oscuro a la sazón. La cabeza me hervía, estaba empezando a sentir los efectos del trago ingerido en la tarde y decidí acercarme a la barra para que el mozo me sirviese una Canada Dry helada o una limonada frozen, antídotos seguros contra la intoxicación alcohólica. Había mucha gente y aproveché que ella y sus amigas estaban bailando en grupo para acercarme a la barra y pedir mi brebaje salvador. Cuando me disponía a pagar para volver a mi mesa, siento dos manos que me tapan los ojos y una voz que en tono suave me pregunta “Adivina quien soy?”.

La reconocí inmediatamente por su voz agradable, por una fragancia deliciosa que se sentía alrededor suyo. “N” dije, fingiendo naturalidad absoluta y evitando trasuntar una alegría a punto de ebullir que amenazaba escaparse por cada poro. Giré y estaba radiante, preciosa, con una sonrisa linda que contrastaba con mi cara de malestar, y con una tenida que dejaba poco para la imaginación.

“Con quien haz venido”, le pregunté para salir del paso y disimular mi cara de bobo.
“Con F, es cumpleaños de un amigo suyo y se les ocurrió venir aquí”. Simple, linda, hermosa, hasta para contestar una vaguedad.
“Y tú?” .Contraatacando, curiosa por saber con quien andaba y si de repente me estaba sorprendiendo pues el Amadeus era pródigo en ampays sonados.
“He venido con L, es cumpleaños de una amiga suya y aquí me tienes”
“Vamos a bailar”, me dijo entusiasta y con ganas de espabilarse un poco.
“No” contestando con la cabeza baja y contra mi voluntad.”L es muy celosa y si me ve bailando contigo, a pesar que te conoce, me va a hacer imposible e interminable el fin de semana”
“F. no se va a molestar, sabe que eres mi amigo del colegio, además, el tiene dos pies izquierdos y no le gusta el baile”

Me moría de ganas de hacerle caso, me encantaba la forma que tenía de bailar y me había sentido muy bien en la reunión en la que tuvimos la oportunidad de hacerlo. Pero mi súper yo me aconsejo sensatez y prudencia. Si L. nos veía bailando se iba a morir de los celos y no se la iba a agarrar con ella pues al fin y al cabo la conocía de la playa y sabía que era mi amiga; las consecuencias de esa temeridad las iba a pagar yo, al contado y rabioso y a lo largo de un fin de semana que podía tornarse en interminable, amén de insufrible.

“Mi religión no me permite bailar con chicas comprometidas” mascullé, apelando al humor básico para poder salir del paso.
“Tu religión no es la mía, aún así, no la pongas como excusa de nada, menos del temor que le tienes a tu mujer. O del que me tienes a mí, en caso me haya equivocado”.

Eso fue como un misil a la línea de flotación, hablando en términos navales. No sólo había descubierto mis llagas sino que había metido un fierro caliente en ellas. La alegría que hasta hace un par de segundos sentía de haberla vuelto a ver se había trastocado en una tristeza por saberme descubierto en mi condición doble de esposo descontento y hombre maniatado. Y si hay algo que las mujeres soportan menos que la mentira es la debilidad de algunos para tomar lo que ellas quieren ofrecer.

“No sé si estas en lo cierto respecto al temor hacia mi mujer. De lo que si estoy seguro es que a ti no te tengo un ápice de miedo”
“Que es un ápice?.Un montón o un poquito?”
“No es nada, literalmente. Me tengo que ir, salúdalo a F.”
“Cuídate gordito, no te pierdas”

Ojala me pudiese perder, pero contigo, farfullaba dentro de mí. Regresé a mi asiento bajo la mirada escrutadora de L. quien ya me había visto conversando con N.

“Te encontraste con N no?”
“Claro”
“Con quien ha venido?”
“Con F.”
“Y que tanto te conversaba”
“Me contó un par de cosas de la oficina, nada más”
“No te parece que su tenida es muy putona?”
“Cada uno elige lo que se pone encima. Además es bonita y le gusta arreglarse bien”
“A mí me parece que ella y F. son una pareja dispareja”
“Lo dices por la diferencia de edad?” (Golpe bajo de mi parte, F. le llevaba 16 años a N. y L. me llevaba casi 6 años a mí)
“No, imagínate que pensarían de nosotros, lo digo porque a ella se le notan las ganas de vivir y al otro se le ve como un viejo”
“Y como se nos va a ver a nosotros en unos años?”
“Felices pues mi amor”, muy segura y confiada en su respuesta.
“Time will tell” respondí, aburrido de jugar al varón domado.

La noche terminó sin mayores contratiempos aunque no me pude sacar de la cabeza a N. hasta la mañana del día siguiente. El sábado en la tarde mientras L. se dedicaba a su sesión semanal de embellecimiento me dedique a pensar en mil cosas acerca de mi futuro, de la vida, de mi matrimonio y del puerto al que podría arribar el mío. Llegué a la conclusión que antes de reconocer algún interés o entusiasmo en N. o en cualquier otra persona que me haría mucho más feliz que L. debía sacarla primero a ella tanto de mi cabeza como de mi vida. No me atreví a hacerlo de inmediato pues había un sentimiento que era muy fuerte de combatir y no estaba relacionado precisamente con el amor: la negación del fracaso, factor que ayuda a algunos a sobrellevar sus vidas y matrimonios en aparente armonía pero que termina haciendo miserable la de tantos otros.

Sabía que más temprano que tarde iba a salir de la vida de L. Lo que no sabía era que ella me iba a poner en bandeja todas las razones y justificaciones para tomar una determinación así. Y en menos de 6 meses.

(Continuará)


15 Responses to “THE BRIDGES OF MADISON COUNTY(II)

  1. Blogger Ursula 

    Nooooooooo, que pasó en 6 meses???, ya pues Schatz, ya hasta había preparado una fuente de canchita para seguir leyendo tu historia.... Ni modo, esperaré la tercera parte...
    Fuera de bromas, complicada situación, eh?
    Saludos!

  2. Blogger Laura Hammer 

    Oe tio, esto se va a poner mas largo que LOs Ricos Tambien LLoran?

  3. Blogger schatz67 

    Ursula,

    Yo pensaba que a raíz de la reflexión que me había provocado la película me iba a salir un post bastante normalito en donde hacía una referencia al entrecruzamiento entre la ficción cinematográfica y mis recuerdos de esos años movidos. Medio que me ha salido un culebrón ...que ya tiene como 10 carillas!!!

    Hoy en la noche lo termino.Y lo posteo.Eso sí, comete toda la canchita que quieras...pero no te olvides de compartir la torta!!!!

    Salutti/Schatz

  4. Blogger schatz67 

    Laura,

    Esto se va a llamar más bien:
    "Los gordos no somos tan dulces".

    Ciao/Schatz

  5. Blogger verolindapechocha 

    ¡Noooooooo!!!! No puedes dejar a tus lectores así. Darling, estás perdiendo plata, deberías escribir para las masas.

    Espero ansiosa la tercera parte. Y no creas, me da un poquito de penita L xq va a ser despachada bien prontito y ni se las huele. Ella se está poniendo muy piripipi en la peluquería. Pero obviamente voto xq N se quede con el galán :)

  6. Blogger Danza Invisible 

    Y yo que había regresado al gimnasio luego de dos meses de deserción!!! Creo que matarme haciendo spinning y máquinas va a ser en vano con tanta canchita como nos estás haciendo comer.
    :-D

  7. Blogger schatz67 

    Pechocha,

    La versión masculina de Corin Tellado ha tenido un par de días difíciles (que no se han podido con superar ni con Gravol ni Alidol)lo cual le ha impedido completar la saga telecebollera.

    By the way,ya he recibido dos ofrecimientos para escribir el guión de un par de fotonovelas para "El Popular" y "El Chino".La calidad se impone,como diría el filósofo griego Melcochita.

    Y respecto a la conmiseración que sientes por L., algun día te pasaré al correo un resumeé de las actividades que desarrolló luego de la separación(ya todos saben el desenlace,lo que quieren saber es como pasó)las cuales, más que ser compiladas en un texto merecen ser consignadas en un expediente judicial.

    Debo reconocer que hace no mucho hicimos las paces, pero, como ha jodido durante todos estos años!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    I,

    La ultima pate va a ser un poco más eztensa y recargada, te recomiendo una triple sesión de spinning , 60 kilómetros de bicicleta estacionaria y una maratónica sesión de tae-bo a fin de compensar el canchicidio que vas a perpetrar con ayuda de tu microondas.
    Te debo un correo, prometo que va antes del post.

    Apropo, alguien sabe algo de la vida de Mónica "Ay,me encantan los anticuchitos" Cépeda?? Me imagino que debe estar enamorada o concentrada en la preparación de un documental acerca de la historia del caldo de gallina en el Perú. O preparando la antologia televisiva del picarón. O algo similar no??

    Nos escribimos

    Schatz

  8. Blogger verolindapechocha 

    Acertaste, a Moni la vi el domingo, feliz y extravagantemente enamorada. Lo suyo también da para un post en varias partes.

    Ayer, después del comentario de Ursu, se me antojó canchita y cedí a mis deseos. Buaaaaa, ¡el blog de Schatz engorda!!!

  9. Blogger Danza Invisible 

    Me encanta la palabra CANCHICIDIO jajajaja!!!
    Alguien ha inventado antes "CINTURICIDIO"???

    :-D

    Schatzie, acaba rápido tu post o sino vamos a vetarte por ser un peligro para las siluetas.

    Y de acá creo que me voy de frente a inscribirme en EL RETO BLOGGER!!

  10. Blogger Samantha 

    asu! bien larguito tus posts oe

  11. Blogger verolindapechocha 

    Pucha, sigo esperando la tercera y ¿última? parte...

  12. Blogger Laura Hammer 

    Querido Schatz:
    Debo unirme a la fanaticada en pos de su tercera parte, me agradan las historias bien contadas y esta promete mucho, digamos que los ingredientes son los precisos y quien los adereza de si mismo tambien.
    Vamos, dese un tiempo este fin de semana y termine la historia que encandila a varios.

  13. Blogger Ursula 

    Y nos dieron las diez y las once, las doce y la una, las dos y las treeees, y Schatz aún no publica la tercera parte de su historia. (Fondo musical de Joaquín Sabina por favor)
    Ya pues, Schatzillo, acá tus fans te están esperando...

  14. Blogger schatz67 

    Ursula,

    He estado todo el Domingo solo, con la familia de paseo hasta el Martes,sin nada ue hacer salvo escuchar música y pensar...y no he escrito absolutamente nada.A veces,pensar,toma más tiempo que escribir.

    Son las 5 de la tarde y ya me senté en la PC.Hoy sale la III parte, espero que sea la última.

    Un besote/Schatz

  15. Blogger iux!!! 

    a ver....osea si tienes a tu esposa al lado... como es pòsible k en ese momento pensaras en la otra!! acaso lo prohido era lo k t hacia desearla mas? o acaso no tenias en ksa y lo encontraste en la calle?
    lo mejor es k t hayas divorced...
    bsos

Leave a Reply



Publicar un comentario

About me

  • I'm schatz67
  • From Lima, Lima, Peru
  • Bachiller en Ingeniería,escribano hiper amateur,futbolista entusiasta,cineasta en potencia.
  • My profile

Previous posts

Archives

Bloggiamici



Menaku