El Urbanito

Crónicas de lo que sucede alrededor nuestro y eventualmente de lo que sucede en mi interior.




MAESTRO


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Ayer recibí varias noticias que me impulsaron a querer celebrar la vida por todo lo alto. Una buena noticia financiera esperada, algunos proyectos que se van materializando, el nacimiento de mi blogo-sobrina Ivana y esos pequeños detalles caseros que suelen aparecer de golpe en un solo día. Mientras pensaba en la mejor manera de celebrar recibí una mala noticia que me recordó que toda dicha es efímera cuando no esquiva.

Conocí a Constantino Carvallo en 1998. En esas épocas participaba del directorio de menores de Alianza Lima y por encargo del presidente del Club debía organizar convenios con clubes del extranjero a fin de innovar metodologías de entrenamiento y preparar dos torneos internacionales juveniles competitivos conducentes a conmemorar el centenario del Club el 2001. En medio de una reunión bastante álgida donde varios dirigentes cuestionaron la utilidad de los convenios y los torneos y cuando todo parecía perdido pidió la palabra un señor a quien no conocía y que había venido escuchando atentamente la discusión en silencio. En forma pausada, con palabras precisas y lógica demoledora desbarató cualquier oposición al proyecto presentado y terminó por convencer a los demás directores de la utilidad de apoyar ambas ideas.

Fue así que conocí la labor de Carvallo dentro y fuera del club. Su propuesta educacional rompía moldes tradicionales e incorporaba palabras desconocidas para la mayoría como espíritu crítico, ética personal e independencia de criterio. Desarrollaba además en la práctica acciones que combatían el racismo, la exclusión, los prejuicios y las desigualdades de todo tipo. Invertía su tiempo y recursos becando deportistas, dictando talleres en Lima y Chincha, implementando hogares temporales y apoyando irrestrictamente a gente de escasos recursos. Muchas veces discrepábamos en métodos y perspectivas pero la esencia de su propuesta permanecía incólume.

Tan interesante como su dinámica de trabajo era conversar con él sobre las cosas que reclamaban sus afectos. Descontando sus pasiones recurrentes que eran la educación y el fútbol conversar con él sobre literatura, cine o realidad nacional era verdaderamente aleccionador. Compartía sus opiniones y conocimientos sin ánimo de pontífice sino más bien en forma didáctica y precisa; que duda cabe, un maestro a tiempo completo.

Dejamos de frecuentarnos finalizando el 2001 pero siempre hubo oportunidad de conversar -aunque sea brevemente- en estadios, reuniones del club o mediante el correo electrónico. A veces le enviaba a hijos de amigos que estaban “desahuciados” por el sistema escolar tradicional o por la miopía de sus padres; el se encargaba de recibirlos, darles confianza, motivarlos y potenciar áreas insospechadas donde los chicos daban lo mejor de sí. Un talento especial dentro de todas sus habilidades lo constituía el descubrir con paciencia y perspicacia la singularidad oculta y habilidades emocionales de cientos de chicos que pasaron por sus aulas.

Cuando recibí la triste noticia de su partida y observé las reacciones diversas que se suscitaron pensé en que la hipocresía de algunos que lo detestaban y se preocuparon en declarar duelos o condecorarlo póstumamente era más insoportable que su ausencia. Pero hoy al ir al sepelio me olvidé de toda la mediocridad y el oportunismo de algunos cuando vi a la inmensa mayoría de gente que había ido a acompañar a su familia en este jodido trance. Alumnos, exalumnos, jóvenes, ancianos, gente de pueblo, intelectuales, políticos, empresarios, docentes, artistas, todas las razas, todas las sangres, todos juntos en armonía y sin exclusiones de ningun tipo, tal como siempre lo había propugnado pertinazmente Constantino. Un mar de gente y flores que despidió con emociones encontradas a una persona valiosa.

Muchos se quebraron al escuchar las palabras de su hija mayor o al escuchar cantar poemas musicalizados a muchos de los jóvenes presentes. Tal como lo comentábamos con un amigo, mientras los dos ni siquiera nos acordábamos del nombre del director de nuestro colegio había frente a nosotros un grupo de gente que jamás iba a olvidar el nombre de la persona que hizo de su tránsito escolar una experiencia irrepetible. Comprobamos que todo el trabajo de tantos años no había sido en vano, caro privilegio que pocos pueden llevarse a la tumba en una época donde todo se compra, se vende o se transa.

He asistido a muchos sepelios, nunca al de un familiar directo pues felizmente los tengo aún a todos completos. Creo que ninguno ha sido tan aleccionador como este pues uno puede aprender a querer más a la vida no solo desde el regocijo egoísta de la felicidad propia sino también desde la contemplación de la muerte de alguien que no vivió en vano. Ahí te veo Constantino.


13 Responses to “MAESTRO”

  1. Blogger Adso 

    No tuve la suerte de conocer a Carvallo, no directamente, pero una rama de mi familia, por así decirlo, es de las primeras de Los Reyes Rojos, y a partir de su experiencia es que conocí sus ideas.

    Es lamentable que uno de los buenos se vaya y tanto HdP se quede pululando en este mundo.

    Nos leemos.

  2. Blogger Adso 

    Otra vez.....adso = peregrino

    Ahora si.

    Nos leemos.

  3. Blogger Adriana 

    Constantino ha dejado en toda la familia reyrojina una parte de él mismo, por eso hoy solo le digo hasta luego pelado, nos vemos, te vamos a extrañar...
    Besos

  4. Blogger jocho 

    en los lugares donde he leido sobre su deceso, he encontrado a gran cantidad de personas que no simpatizaban mucho (o tal vez nada?) con sus ideas pero aún así lamentaban su partida. Cuando alguien valioso fallece lo que mas deberiamos recordarle es todo lo que hizo por los demás.

    Salud!

  5. Blogger Patricia 

    Que buena noticia que ya nacio Ivana!!! Y felicitaciones por las otras buenas noticias tambien.

    De Carvallo: Habia leido sobre el y el colegio Reyes Rojos en una revista de un periodico peruano hace full tiempo, y me parecio muy interesante y digno de admiracion.

    De sepelios: Pues yo lamentablemente he ido a varios, de familiares y de amigos. Solo no fui al de mi maestro mas querido, por la distancia. La vida en la tierra es corta...

  6. Blogger loris lane 

    Hola

    Te doy primero el pésame.
    La pérdida de un amigo y de un ser que nos hace crecer, siempre deja un dolorcito que no termina de curarse...Pienso que en realidad uno aprende a vivir con esas "incomodidades" pero siempre hacen falta. Un abrazo.

    Pero me quedé ciclada en tu frase "toda dicha es efímera cuando no esquiva" y quizás yo lo veo diferente.
    Quizás parte de las buenas noticias que recibiste, es la forma en que la vida te echa la mano para pasar por los "baches" y tristezas.

    Disfruta y goza tus momentos de felicidad porque según leo, esa es una de las enseñanzas de tu amigo...realmente vivir.

    *Gracias también por la visita a mi blog

  7. Blogger Dragón del 96 

    Yo también he sufrido poco la partida de familiares, más me he despedido de amigos, de personas tan jovenes y sino, muy valiosas que sus presencias aun se extrañan.

    Como dice Loris Lane, las buenas nuevas en tu haber son parte del equilibrio dada la noticia del fallecimiento de Carvallo.

    Slaudos.

  8. Blogger varguitass 

    .

    siempre son otros los que se van...

    putamare

  9. Blogger Laura Zaferson 

    Te deseo que conozcas más gente como él. Y te pido que me desees lo mismo. :)

  10. Blogger El perro andaluz 

    Como escribió Rafo León: "¿Por qué no Montesinos o Abimael?", o cualquier otro hijo de la guayaba. Pero así es la vida pues.
    La lucidez que acompañaba a Constantino, siempre me llamó la atención. Lo escuché en varias entrevistas y era muy díficil -no imposible- no estar de acuerdo con él, en muchísimas cosas.
    Recuerdo que Beto Ortiz escribió un artículo furibundo en contra del fútbol y los futboleros y Carvallo, le mando una carta tan contundente y hermosa, que a Beto no le quedó otra que admitir que había hecho mierda su artículo dominguero.
    Una pena su partida.
    Saludos.

  11. Blogger monich 

    Caramba!, siempre fue un gusto escuchar lo que Constantino tenía que decir, pues era uno de los pocos rescatables en ese mundillo donde los corruptos abundan y tú lo sabes.

    Mil perdones por haber descuidado mis visitas a este Urbanito!. Hago Mea culpa, pero usted haga también autocrítica por no dignarse a llamar a la gentita para un reencuentro glorioso en algún nuevo paraíso para sibaritas.

  12. Blogger Ursula 

    Me siento la más ignorante de las ignorantes porque desconocía totalmente quien fue Carvallo y todo lo que hizo.

    Ahora lo sé gracias a tí y a este lindo post-homenaje, realmente un maestro por lo que veo.

    Saludos

  13. Blogger schatz67 

    Peregrino,
    Esa es la de siempre, los miserables se quedan dando vueltas y a los buenos se los llevan en una.

    Adriana,
    Su mensaje ha quedado en personas que tuvieron la suerte de conocerlo como tú.Eso es lo unico que finalmente el hubiera querido.

    Jocho,
    La hipocresía es tanta que minutos antes de su entierro fue condecorado por el gobierno a pesar que en Ministerio de Educación no lo podían ver.

    Patricia,
    Gracias por los buenos deseos.Creo que independientemente de conocer personalmente o no a una persona siempre se reconoce en el maestro propio y de otros el aporte realizado para mejorar la vida de otros a traves de la transmisión del conocimiento.Y si,la vida es recorta.

    Loris,
    Nada me quita la idea que toda dicha es efímera.Claro que disfruto esos pequeños momentos de dicha al máximo,parte importante de eso es aprender a reconocerlos.Pero que los malos ratos siempre son más numerosos que los buenos, de eso no me queda la menor duda.Gracias por vistarme siempre.

    Dreigón,
    Las buenas nuevas de ese entonces ya cumplieron su cometido,ahora estamos esperando las "nuevas buenas nuevas", ja,ja,ja,ja,ja.

    Varguitass,
    Si pues, los más necesarios siempre son los que se van primero.

    Potra,
    Claro que sí, te deseo exactamente lo mismo.Aunque no te recomiendo conocer a todos mis amigos,algunos te "perjudicarían" con ganas.

    Lennon,
    Si me acuerdo de esa contestación,justo la acabo de copiar para enviársela a un pelotudo que esta renegando del fútbol.Coincido contigo en que la lucidez de Constantino era implacable.

    Monich,
    Si, es también mi culpa, lo reconozco.asi que perdonados estamos los dos pecadores, ja,ja,ja,ja.Ya convocaremos pues a una reunión del MCC.

    Mami Ñami,
    Bueno, no tienes porque sentirte mal,el colegio de Constantino y su labor tardaron un buen tiempo en hacer sentir su valía en el país.Al fin y al cabo se va recordado como lo único que aspiró a ser en la vida:un maestro.

    Un abrazo a todos

    Schatz

Leave a Reply



Publicar un comentario

About me

  • I'm schatz67
  • From Lima, Lima, Peru
  • Bachiller en Ingeniería,escribano hiper amateur,futbolista entusiasta,cineasta en potencia.
  • My profile

Previous posts

Archives

Bloggiamici



Menaku