El Urbanito

Crónicas de lo que sucede alrededor nuestro y eventualmente de lo que sucede en mi interior.




Carrito Chocón


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



El 31 se me acabó otro año. No es que fuese mío, tampoco que lo hubiese querido como un hijo. Mentiría si dijese que fue un año extraordinario y pecaría de pesimista si lo acusara de haber tenido más sombras que luces. Lo que sucede es que a una vida desequilibrada le cuesta aceptar la tibieza de un año que no te jode ni te entusiasma; tan solo te deja luego de haberte dado la oportunidad de recorrerlo sin sobresaltos.

Es la normalidad un estado administrativo y cansino de la felicidad? Porque debemos preferir la alternancia entre el esplendor de la gloria y una tristeza sin límites a un término medio donde nadie llega, ninguno se va, todos seguimos casi iguales y las cosas graves y malas pasan hasta rozándonos pero nunca nos llegan a tocar? Acaso es la normalidad un sabático de la vida que disfrutamos sin aviso de por medio y que casi nadie llega a disfrutar en su real dimensión?

Pensaba en todo esto mientras apuraba unos largos sorbos de vino esperando las 12. No quería reventar cohetes, no me moría por bailar, mi apetito estaba bastante mesurado y mi ánimo no andaba exultante. Observaba a los demás hablar del año por venir, de la crisis financiera, de las hazañas de sus hijos o de cualquier otro tema intrascendente. Todos hablaban de todo pero nadie quería conversar de nada, esa era la foto del instante.

Poco a poco fui reconociendo que los otros estaban imbuidos del mismo espíritu de normalidad del que esto escribe. Nadie rompía lanzas para armar la juerga, ninguno tomaba un trago demás, no recuerdo tampoco que alguien se preocupase en mover sillas o mesas en la terraza para bailar cuando los ánimos se encendiesen. Pensándolo bien debí dudar de mi pertinencia a una reunión demasiado normal cuando la única música bailable fue traída por una persona a la que nunca había visto bailar en mi vida. Bueno, sigo sin haberla visto pues puso su “Super CD de Cumbias” y se sentó en la mesa a aplaudir cual boy scout subnormal.

Recordaba las celebraciones interminables de otros años. Algunas eran más bien bacanales con todas las de la ley, horas donde los excesos eran la norma y el cuerpo no solamente aguantaba todo sino pedía más. Y regresaba sigilosamente hacia mí en esta víspera interminable la endecha tanguera que habla sobre la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser. Veía a mis hijos saltar emocionados al ver reventar sus artificios y recordaba las ratas blancas y silbadores que reventábamos despiadadamente al interior de la casa de unas viejas antipáticas en Magdalena Beach (con las viejas adentro, claro esta). Apuraba una copa de extraordinario tinto y recordaba las guindas huachanas, strongest de colores, singapures y decenas de licores dudosos y contundentes que tomaba apuradamente cuando emborracharse rápido era más importante que saborear y escanciar un buen licor. Y en la cara de mi esposa –como en el poema de Benedetti – ví la cara de todas las mujeres que he conocido en algun momento de mi vida. Amigas, enamoradas, novias, ex - esposa, agarrres, eventuales, rebotes olvidables y polvos inolvidables; juro que las ví a todas con su mejor sonrisa y la expresión que sabían reservarme para esos momentos inasibles donde dos personas saben ser felices a la vez.

No era una retrospectiva de moribundo, era más bien un racconto optimista de momentos, lugares, personas y emociones. Era también la constatación del tipo de persona que vas dejando de ser y la diplomática bienvenida que le das a tu nuevo status de agua calma. Porque no es que pierdas de una noche para otra la capacidad de sacar las garras ni las ansias de sentir una emoción que no sea la casera. Es el saberte más lerdo y torpe para la reacción rápida y el trajín incansable y a partir de eso convertirte en un eficiente administrador de tus preciados y escasos recursos.

Por eso, cuando soy preguntado acerca de mis experiencias de vida o por alguna recomendación con base a mi kilometraje vuelvo a ser primario y bastante básico al fin y al cabo: diviértanse cuanto puedan y vivan la juventud al límite. No se guarden nada a la hora de amar ni de expresar sentimientos. Conozcan todo, prueben más y viajen mucho. Y cualesquiera que sea el rumbo que decidan tomar háganlo con pasión pues esta, como decía Constantino Carvallo, es lo único que al final nos va a salvar.

Y yo le creo a pie juntillas al finadito Constantino, el recuerdo de los años vividos apasionadamente me salvó la noche del 31. Era en apariencia un cuarentón burócrata más del grupo pero con el fuego interno siempre presente. Asi que ya saben, no me tienten que siempre iré al choque.


Los dejo con una extraordinaria canción de la Bersuit. Disfrútenla.





11 Responses to “Carrito Chocón”

  1. Blogger peregrino 

    Schatz, tu sabes que no celebro como el resto, pero te leo y de alguna manera vi lo mismo, no hay motivos, yo por lo menos no los tengo de manera excesiva, si puedo decir que fue un buen año, justamente por que fue tranquilo, por que sentí que en esa tranquilidad crecí y por que a pesar de todo seguí siendo quien quiero ser.

    Un abrazo.

    Nos leemos.

  2. Blogger Giancarlo 

    ¡Que viva la normalidad! (pero que vengan de visita las sorpresas de vez en cuando...)
    Un abrazo, Schatz, desde la antes-anormal (ahora demasiado-normal para mí) tierra de geishas y samuráis. Que tengas un gran (o un muy normal, si lo prefieres) 2009.

  3. Blogger Petisita 

    Todo tiempo pasado fue mejor? Nostalgico Schatzon, seguro que vendran tiempos para recordar. Algo de lo que deberia hablar en otro momento es como a veces la edad es una cuestion geografica. Cuando uno se exilia (por la razon que sea), es como si el tiempo no pasara nunca y como si de alguna manera la edad con la que saliste de tu pais original es la unca referencia que te queda. Como pierdes otro tipo de referencia cercana (ver a tus amigos casarse, tener hijos, etc)el proceso de "maduracion" se estanca. Es por eso que por aqui veo muchisimos cuarentones que viven su vida como veinteañeros (pero con las ventajas monetarias de los 40's por ejemplo)y como que se me hace dificil aceptar que un tipo como tu de solo cuarentitantos hable de sus cuarenta como si fuese "the end of the corridor" o algo parecido.
    Pero eso es solo un aspecto de tu post. Me encantó la analogia con Benedetti. Un abrazo y tambien espero a Marzo para largas charlas.

  4. Blogger Patricia 

    Yo todavia no tengo an~os 'normales', menos mal, solo me quejo de que se pasen tan rapido, quiero vivirlos mas, detener el tiempo. Y los mejores an~o nuevos han sido definitivamente los que pase en mi casa bailando con familia y/o amigos.

  5. Blogger Juan Arellano 

    Yo la pasé tranquilazo, de a 2, y estuvo excelente. Saludos.

  6. Blogger Adriana 

    Cada año trae lo suyo, por mi parte no me quejo, el 2008 me fue bien, y me encanta despertar dia a dia oyendo las olas, en resumen me gusta mi depa.
    Me gusta leer que Constantino ha dejado en nosotros parte de si, y que Jose Watanabe tambien. Se confirma q los buenos se van primeros
    Hey feliz año nuevo :D
    Besos

  7. Blogger El perro andaluz 

    Depende con quienes la pases, te aseguro que si estabas con mi mancha, terminabas en la piscina, bailando el cha cha chá, jaja.
    Bájate la canción "la senda del tiempo" de Celtas cortos, y escúchala.
    Un abrazo.

  8. Blogger María Isabel Guerra 

    Como decía el viejo dicho Schatzie,

    ¡¡que nos quiten lo bailado!!

    a ver si pueden...

    Nos parecemos en algo ahora que ya me alcanzaste en la "cuarentitud": yo también siempre digo a los jóvenes que aprovechen que son jóvenes para hacer todas las cojudeces que quieran. Es la edad en que si metes las cuatro, todavía puedes sacarlas rápidamente.

    Aunque vamos a ver si sigo diciendo lo mismo cuando mi Enanix crezca un poco... ayyy!!!!!!!!

    Abrazo.

  9. Blogger Mi Chebas 

    Al menos no te dio una severa lumbalgia justo el 31 que te tumbo en la cama dejandote peor que pantalón de loco (cagao)

    Hacia tiempo que no escuchaba un pacto... buena eleccion

  10. Blogger schatz67 

    Peregrinch,
    No sé si se me va a convertir en una política de vida el no celebrar las festividades comunes,creo más bien que me terminan afectando los eventos prefabricados y la normalidad de lo previsible.

    Giancarlo,
    Un gusto recibir tu visita de nuevo,deseo para tí también un año saludable,exitoso e intenso.O por lo menos un año normal no?

    Pêtibruja,
    Por más globales que nos sintamos los procesos migratorios afectan de alguna forma nuestra madurez personal y nuestra manera de ver la vida.Por ejemplo, tu te haz quedado en los 25 al vivir algo lejos no?
    No sé si me sienta at the end of the corridor, pero si creo que es hora de sentarse un rato a analizar las cosas, a sopesarlas con tranquilidad y a ver de que forma podemos administrar mejor las ansias y los deseos.Al ritmo qu viví hasta los 40 no creo que este cuerpo aguante 10 más.

    Patricia,
    Que utopía aquella la de poder parar el tiempo no?A mi me hubiese gustado hacerlo también en determinados momentos de mi vida donde fuí feliz de una manera obscena.Disfruta de los momentos que tienes aún por delante pues eso te garantizará el disfrute ante el advenimiento de la normalidad.

    Juan,
    Choprove con la celebración privada,como en aquella vieja historia, el que se aburría se vestía y se iba no?

    Adriana,
    Espero que este año vaya mejor aún y que el depa te siga gustando.Aunque suene algo trillado no hay como sentirse bien en el lugar donde uno vive(privilgio de pocos).

    Lennon,
    La bajé, la recontraescuché, la vi en YouTube y es una CANCIONZAZA.Como para escucharla con unos buenos tragos y si son unos capitanes mejor.
    Me imagino que tu fiesta fue como la que describe un amigo:festejamos hasta que se acabó el ultimo preservativo.

    Isa,
    Nadie nos quita lo bailado,lo comido si esta un poco jodido que lo despeguen.
    Pero bueno,ese es el sentido del post, recordar con un tinte nostálgico lo que solíamos celebrar en los buenos tiempos.No como aquellos que a partir de los 40´s quieren empezar a vivir como si tuviesen 20.Más que un ridículo, es un ridípoto.

    Chebas,
    Con el pantalón de loco ando al momento en que escribo estas líneas, una bicicleta de aquellas que solo te dan luego de haber ingerido un paquete de basura.Un feliz año para tí y para tu familia.

    Un abrazo a todos

    Schatz

  11. Blogger hhgtuiklutytf 

Leave a Reply



Publicar un comentario

About me

  • I'm schatz67
  • From Lima, Lima, Peru
  • Bachiller en Ingeniería,escribano hiper amateur,futbolista entusiasta,cineasta en potencia.
  • My profile

Previous posts

Archives

Bloggiamici



Menaku