El Urbanito

Crónicas de lo que sucede alrededor nuestro y eventualmente de lo que sucede en mi interior.




Los hombres también lloran


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Y de que manera.

Existe una perversa y errónea tradición que establece que los hombres no debemos llorar. Las lágrimas – asi lo establece esta obtusa creencia- además de ser patrimonio femenino son sinónimo de debilidad y las únicas licencias permitidas para llorar a borbotones son la pérdida de un ser querido…o la derrota de nuestro equipo favorito de fútbol. Para todo lo demás siempre habrá un gesto adusto, una mirada recia o un control absoluto de las emociones “innecesarias”. Esa proverbial actitud hacia el control emocional ha generado no solamente en nuestro país sino en otros paraísos machistas generaciones de ciudadanos incapaces de expresar y transmitir sus emociones a otras personas con los consiguientes problemas psicológicos y sociológicos que se derivan de estas carencias. El objetivo de este post no es ahondar en los motivos de esta absurda postura, solo queremos dejar constancia que los ricos, los hombres y los peluqueros…también lloran.

La primera diarrea lacrimal que recuerdo no fue una tunda de mi padre (esas me hacían llorar pero de cólera) ni una decepción amorosa temprana. Fue la lectura de un tirón de un clásico de la literatura latinoamericana llamado “Mi planta de naranja lima”. Las aventuras de Zeze, la pobreza de Brasil, la ternura inmensa de Portuga y su trágica desaparición fueron un cóctel demasiado fuerte que me hizo leer y releer la novela cuando no tenía más de 8 años. Era el mundo tan jodidamente cruel como aparecía representado en el libro? En realidad, el tiempo me demostraría que tanta crueldad era poca cosa frente a las atrocidades que el fin del siglo XX nos deparó. Mis lágrimas solo fueron un adelanto más I.G.V. Tan intensas y mezcladas son las emociones que me provoca ese libro que aún dudo en dárselo al Panzón para que lo lea, ese es tan sentimental que seguro termina en la clínica deshidratado.

Cuando todavía no me había repuesto del impacto emocional del libro de Vasconcelos asistí una tarde a una función en el anfiteatro del Ministerio de Educación donde mi madre trabajaba. “El Globo Rojo”, una antigua película francesa de 1956 era la primera de dos películas para niños que se iban a exhibir aquella tarde y para los que no la han visto trata de un niño que recorre las calles del Paris de la posguerra acompañado solamente por un hermoso globo rojo. Una cinta hermosa, sin palabras, voces prestadas ni efectos especiales en las que el niño y el globo desarrollan un mundo paralelo y particular inmune a la realidad fría, racional e insensible de los adultos. Como la cinta no era hablada no se le ocurrió mejor idea a los organizadores de la proyección que poner al final de la cinta la canción “El Globo Rojo”, un pegajoso tema interpretado por un grupo argentino llamado “Los Tíos Queridos”. Ahí si empezó el huaico, toda la emoción que no quería ver desplegada pues había muchos niños y niñas más explotó literalmente al escuchar los acordes de la cancioncita de marras. …”el globo rojo era su amigo, a todas partes iba con él…”. Y pequeño Schatz shoró y shoró y shoró y shoró.

Mi padre nunca me dijo que los hombres no lloran. Quizá porque desconocía el sentido de esa palabra pues una sola vez lo he visto llorar en su vida, cuando murió su madre. Y no podemos decir que era un macho de película mexicana, simple y llanamente a el se olvidaron de enseñarle el significado de la alegría y la tristeza. La primera la enseñaba a cuentagotas y contra la otra tenía un seguro blindado. Mi madre, aquella inflexible profesora que jalaba manadas de desorientados adolescentes en la U de Lima era la shorona y por allí quedo asegurada mi ubérrima vena afectiva.

Conocedor a temprana edad de mi precaria estructura afectiva tome precauciones para que estos desajustes no me volviesen a pescar in fraganti. Leía mucho a partir de los 8 años y trataba de hacerlo a solas, en mi cuarto o en lugares apartados donde nadie me podía interrumpir u observar. También comencé a desarrollar mi curiosidad por el cine y cuando inicié la secundaria me metí en el club de cine del colegio. Me zampé por mi tamaño en realidad pues el requisito mínimo era 3ero de media y siempre conseguían buenas películas que se exhibían por las tardes. Una tarde me pasaron la voz que había una película imperdible que no podía dejar de ver y asistí a la película más triste que he visto en mi vida. “Ladrón de Bicicletas”, de Vittorio de Sica. Una historia de amor filial en una sociedad destruida y en crisis. Como era predecible (y encima estaba resfriado) produje navegables cantidades de moko sentimental, aquel que sube, baja, vuelve a subir y no se quiere ir. Si alguna vez tienen algun tipo de pelea con su padre consíganse esta película y véanla con detenimiento pues les aseguro que al terminarla correrán a abrazarlo entre lágrimas y propósitos de enmienda.

Fui creciendo y aprendí que uno debía hacerse fuerte porque este mundo no estaba hecho para los débiles de espíritu. Y claro que me hice fuerte a patadas – o al menos así lo creí- pero ante la película, libro o estímulo indicado me convertía en un rochabus lacrimoso. No lloraba cuando me trompeaba, tampoco cuando era choteado sin anestesia por algun amor imposible. Tampoco lloré a algunos amigos que desaparecieron tempranamente pues los quería recordar como a ellos les hubiese gustado que lo hagan, con risas y sin llantos. Si lloré amargamente junto a mi hermano Juan cuando llevamos a nuestra primera perrita a ser sacrificada pues ya estaba muy enferma. No existía pues un patrón o Standard que estableciese los requisitos mínimos que se requerían para activar las lacrimales.

Shoré a mares leyendo “El Caballero Carmelo”, aquel magnífico cuento de Valdelomar. Ni que decir de la muerte de Chanquete en “Verano Azul”, aquella extraordinaria serie de televisión española que a inicios de los 80 recreaba la vida de un grupo de niños y adolescentes en la Costa del Sol española. “Del barco de Chanquete, no nos moverán” fue nuestro grito de guerra en más de una oportunidad. Lloré amargamente cuando mataron a John Lennon y por supuesto cuando se cayó el avión del Alianza, donde además de jugar mis ídolos perdí a dos amigos muy queridos. Y mis últimas grandes lágrimas cinematográficas fueron – y se repiten en cada nueva vuelta- para “Cinema Paradiso”. La historia de Totó y Alfredo no ha podido ser derrotada por “Il Postino” ni por “The Bridges of Madison County”. Estas dos últimas solo humedecieron pupilas, la historia de Tornatore me hizo rescatar al pañuelo del olvido.


Como verán, hay más de 10 cosas que me han hecho – o me pueden hacer- shorar. Y no siempre hay que encontrar las causas en las ficciones artísticas. Huérfanos perdidos en la sierra de Ayacucho, hospitales de niños con radiación en Ucrania o algun viejo enfermo y triste que ha sido abandonado por su familia. Hacerlo no es claudicar ni experimentar debilidad. Es demostrar que nuestros sentimientos siguen preponderando en el gobierno de nuestras acciones sobre nuestra racionalidad y que por ende somos humanos sensibles y no remedos baratos de algun cyborg de novela. Me he quebrado una sola vez, eso si es jodido. Cuando hablo de quebrarse me refiero a una situación irreversible en donde lloras algo que haz perdido irremediablemente y que esta asociado indefectiblemente a la sensación de fracaso personal. Un día antes de separarme mi ex – esposa no pensaba que iba a tener la suficiente decisión para irme de la casa. Preparo una cena especial y descorchó un par de buenas botellas de vino. Yo no quería caer en sentimentalismos de última hora y llevé la fiesta en orden, inclusive cuando puso música demasiado triste mantuve la compostura y no me quebré, no quería que la pena alterase mi decisión y aguanté a pie firme. Y créanme que es jodido hacerlo mientras Mercedes Sosa suena a todo volumen cantando “Los Mareados”, tu casi ex – mujer esta hermosa, tristísima y sentada con la mirada perdida en un sofá y tu tienes además de botella y media de vino en el interior una mezcla de pena, frustración , cólera y deseos que la pesadilla se acabe lo más pronto posible. A la mañana siguiente empaqué mis discos, mi ropa y mis libros en mi auto y en el de mi hermano y me fui para no regresar jamás. A 5 minutos de la casa había un grifo, paramos, me pedí dos cervezas heladas y lloré amargamente, completamente desencajado, con unas arcadas roncas que brotaban de mi garganta y me hicieron aprender la diferencia entre llorar por sensibilidad hacia alguna manifestación artística y quebrarte cuando la pérdida es irreversible.

Casi a punto de empezar la etapa en la que dejas de “tener toda la vida por delante” y empiezas a vivir el resto de tu vida creo que el pellejo se me ha endurecido un poco. Sigo experimentando anhelos y emociones cada día pero mis anhelos son de estabilidad y bienestar. Y como no, de economizar penas en donde y hasta cuando sea posible. Evoco los llantos ficcionales con alegría y cuando pienso en los vivenciales los recuerdo pero con tranquilidad.Espero no tener que derramar lágrimas por mis hijos o por mi esposa, salvo que sean de absoluta y genuina alegría. Tampoco espero hacerlo por mis hermanos y ante la inevitable partida de mis padres solo aguardo haberles dicho y expresado muchas cosas que a veces la cotidianeidad nos hace olvidar a fin de poderlos recordar sin dolores ni tristezas.

Porque no hay nada más liberador - y paradójico- que evocar a la tristeza sin derramar una lágrima.





33 Responses to “Los hombres también lloran”

  1. Blogger Dragón del 96 

    Vaya, me gustó este post, sobre todo por que... los hombre si lloramos (pero poquito por que es de machos), jajaja.

    Fuera de bromas, han sido pocos los escritos con los que he llorado, creo que Vasconcelos se alió a todas las muejres del mundo para hacer llorar a un hombre. Entre otros, yo tb me he hecho llorar al escribir algunas historias que ya quedaron en el olvido cuando mi pc murio por primera vez.

    Películas...? Algunas. Nombres, no recuerdo. Decepciones, también... ahora que me analizo... he sido bien lloron. El episodio que cuentas de tu separación lo sentí extrañamente cercano y bueno, las mascotas siempre nos sacan más de miles.

    Bueno, por suerte los lacrimales no se secan una vez vacios.

    Slaudos shorones (alguien tiene un tissue).

  2. Blogger Giancarlo 

    Ahí te mando unas lágrimas, Schatz. ¡Pero lágrimas bien machas!
    Y ahora te dejo que ya no veo ni el monitor... snif...

  3. Blogger Ursula 

    Acá manifestándose la shorona namber wan... Sólo leyendo tu post he shorado y shorado, Mi planta de Naranja Lima es para cortarse las venas, yo vi la pelicula primero y después leí el libro, los dos igual de lacrimógenos... La canción del globo rojo también es para suicidarse, y el ladrón de bicicletas es una película a la que recurro generalmente en tardes de invierno cuando me siento de un estado de ánimo especial...
    Pero tienes razón, una cosa es emocionarse y otra quebrarse totalmente, eso es heavy, y es distinto y es fuerte, lo he vivido y he derramado ríos de lágrimas, pero las lágrimas tienen el mágico poder de purificarte, yo solamente después de llorar hasta el asfixio empiezo a ver las cosas con claridad... Llorar es bueno, de nada sirve reprimirse...

    Besos shorones

  4. Blogger darling 

    Ay Schatz, ¡cuántas veces hemos llorado x las mismas lacrimógenas obras de arte!

    Bueno, en realidad yo cargo mi paquete de klinex en la cartera SIEMPRE.

  5. Anonymous Danza Invisible 

    El libro de Vasconcelos me hace llorar HASTA AHORA...

    Congrats Schatzie, por no ser un insensible!

  6. Blogger Gabriel 

    acaba de hacer un post sobre los hombres que shoran.. pero me ganaste por puesta de mano... interesante lado sensible que muestras, hay un film que me hizo derramar lagrimas pero no por la desventura del personaje sino porque me hizo recordar un momento amargo...

    pero el punto es asi como lema de "pasion de gavilanes" : "hasta el mas macho, shoraaaa"

  7. Blogger Sin Mondongo 

    Cuando los sentimientos fluyen y nos entregamos a una historia real o irreal no podemos hacer nada. las lágrimas simplemente confirmarán esa sensación y certifican que la sensabilidad no tiene género, momento ,edad o color. Las lágrimas no discriminan a nadie ni nadie tiene porque resistirse. sin duda, es inevitable.

  8. Blogger Angélica Camacho 

    Es difícil evocar la tristeza sin lágrimas de por medio cuando el dolor es muy profundo querido Schatz. Yo siempre odié llorar pero creo que me es inevitable y como dice Ursula me hace sentir mejor. Qué tendrá el llanto que puede más que las imposiciones sociales.
    Besotes

  9. Blogger habladorasinpalabras 

    K bueno k existan los hombres que no pienses k shorar los vuelve débiles porque no tiene nada de verdad. En mi caso, las lágrimas son independientes de mi, no puedo controlarlas cuando me viene la shorona :(
    Sensibilidad no es sinónimo de debilidad!
    Saludos y abrazos por el día de la amistad!! :)

  10. Blogger Marea 

    No puedo llorar pues estoy en la oficina, pero tengo un choclazo en la garganta, hermoso post Schatz. El Globo Rojo, con esa película lloré por días y ni que decir cada vez que escuchaba la canción..."era un niño muy bueno y solitario, ...el globo rojo era mi amigo a todas partes iba con él..." Llorar es bueno, yo soy lloronaza y sin roches.

  11. Blogger tizia 

    Siempre me conmueven las lágrimas cuando son sentidas y más si es un hombre el que llora.
    Hay que ser bien hombre para reconocer que muchas veces se ha llorado.
    Tampoco se trata de derramar lágrimas por que sí, pero hay momentos en la vida que es inevitable llorar para sacarse un gran dolor de encima.
    Cariños

  12. Blogger Leodegundia 

    Te felicito por este artículo quizás porque soy bastante llorona, las lágrimas llenan mis ojos no sólo debido a la pena, también cuando hay momentos muy felicies y tiernos, pero me gustaría que no fuesa así, no me gusta llorar.
    Me encantaría que llegara el día en que como tú dices al final:"evocar a la tristeza sin derramar una lágrima."
    Un abrazo

  13. Blogger Gigi 

    Sabes? lo mas hermoso de esta vida, es llorar de felicidad.
    Caracho, esas lágrimas son lo máximo. Y la sensación indescriptible.

    Saludazos

  14. Blogger jclicious 

    Sabía que este post sería asi de genial, no solo por ser un hombre y llorar, sino más que todo por las razones. Eres un buen tipo, y tal vez pronto Panzon te cante "es un buen tipo mi viejo" y seguro te arranca dos lagrimas mas para esa coleccion de lagrimas exquisitas que tienes.
    La historia de Toto me hace llorar sin importar las veces que he visto esa pelicula.
    Tu post es genial, en todo sentido querido Schatz, sobre todo la sinceridad se reconoce den cada palabras.
    Aprovecho para desearte a ti y tu linda familia un bonito dia del amor.

  15. Blogger jclicious 

    Por cierto olvide comentar, cuando leia tu post se me venia a la mente la cancion de Bose..."es mi vida no quiero cambiar, los chicos no lloran solo pueden soñar..." Ahora si!, besos, ciao!

  16. Blogger TRuLy 

    Asuuuuu que bonito post!, tienes mucha razon cuando dices que los hombres tambien lloran, lamentablemente vivimos en una sociedad tan machista que desde chiquitos nos meten en la cabeza que los ninhos no lloran, que el llorar es de debiles y la peor frase: "solo las ninhas lloran, acaso tu eres una ninhita?" Grrrrr...
    Me encanto el post, en serio, me gusto mucho. Mientras iba leyendo se me iba haciendo un nudo en la garganta, yo tb soy bien llorona. recontra diria yo. Pero eso no me hace debil, simplemente yo demuestro mis sentimientos con mas facilidad que otros....

    Un gusto pasar por aqui, como siempre.

    Cuidate mucho y Feliz dia de la amistad.

    Mua!

  17. Anonymous Carmen 

    En los tiempos prehistoricos los hombres no lloraban porque cuando cazaban se les podía empañar la vista...lo que pasa es que aún ahora muchos todavía viven en la edad de piedra.
    Me alegra que seas lo suficientemente macho como para admitir que también lloras.

    Saludos,

  18. Blogger Jorge Luis 

    Yo lloré también con la continuación de la vida de Zeze: Vamos a calentar el sol.
    No es cobarde aquel hombre que llora, sino aquel que reprime esas lágrimas por tontos prejuicios machistas.


    Cuánta verdad.

  19. Blogger Ana Lucía 

    Coincido en todo, claro que los hombres shoran...por que no??
    Mi padre, un hombre que muy pocas veces ha derramado lagrimas, las ha hecho en momentos cruciales, la partida de sus dos hermanos, por ejemplo, lo destrozo, despues lagrimas de alegria creo que han sido, cuando le pidieron mi mano y un dia antes de la Boda, que nos veia renegando a mi en ese entonces, novio y yo..bailando , practicando el Vals, porque el es un experto, como buen europeo y yo...no soy reguetonera, pero NO me pidas pues esos Vals..y lo vi llorando de emocion, de pensar que al dia sgte, seria la Boda... o tal vez lloraba, pensando que el tambien tendria que bailar la wada...jajaja
    He visto a mi esposo llorar tambien..Yo shoro a mares, cada vez que me despido de mis padres, shore con Mi planta naranja Lima, shoro tambien cuando algunas de mis grandes amigas han estado tristes hasta las patas en el suelo y al consolarlas me daba cuenta que yo tambien estaba llorando...
    Y claro, las despedidas amorosas..son horribles, he llorado a mares,,, pero bueno gracias a Dios, que lo hice, desahoge esa frustacion que como tu dices, se siente por lo irremediable..

    Ya estoy mejor de salud, asi que HE VUELTO!
    un abrazo grandeeeeeeee

  20. Blogger Kat 

    comentario recontra zonzo

    Mi primera lágrima monse fue con Candy (cuando se murió Anthony)

  21. Blogger Imberbe_Muchacho 

    en algunas cosas he sido bien lloron, pero en mi casa fue bastante comprensible el asunto de las emociones, no llore con mi planta de naranja Lima, si me enternecio, pero no lloré. SI he llorando en cambio con amores imposibles y algunas peliculas, Cinema Paradiso, puede ser raro, pero no me arranco ninguna lagrima...
    Bien raro este post viniendo de un hombre que hasta hace pocas semanas mandaba abrazos (pero bien machos)

  22. Blogger schatz67 

    Dragón,
    Con lo que me cuentas confirmo la contradicción que existe entre la voluntad interna que tienen los hombres de expresar sus sentimientos y aquellas trabas a las que hacía mención en el post.Lloramos (o sentimos la necesidad de hacerlo)más seguido de lo que mucha gente piensa.
    Giancarlo,
    Con sentimiento pero siempre bien machas esas lágrimas por favor!
    Ursula,
    Bienvenida a la cofradía shorona.Sabía que tenias tendencia pero tu confesión revela que no solo punteas el ranking sino que - como este pechito- conoces bien todos los registros.
    Guardar las emociones y los sentimientos es lo peor que se puede hacer.Eso, tarde o temprano explota de mala manera.
    Darling,
    Por supuesto que te tengo considerada en el top ten de las shoronas convictas y confesas.Más que con un paquete de kleenex me imagino que algunas películas las debes haber visto con esos rollos de papel de cocina!
    Isa,
    Solo me considero insensible ante la estupidez.Por lo demás soy un shorón en camino de reforma.
    Gabriel,
    Caramba, no es la primera vez que leo sobre ideas que son pensadas en simultáneo por bloggers y en donde uno se adelanta a otro por puesta de tecla.Este post estaba en la lista de pendientes que hice a principio de año y estaba siendo reclamado a gritos por JC y la shorona mayor Ursula.
    Broster,
    Usted también es de mi club.Lo sé hace años.
    Angélica,
    Cuando el dolor es muy profundo tienes que sacarlo pues tarde o temprano te terminará destruyendo por dentro.
    Creo que el principal poder del llanto es poder igualarnos a todos en determinado momento de la vida, a la larga nadie es inmune a este.
    Hola Habladora,
    Bienvenida al Club, en cuanto a la sensibilidad, más que sinónimo de debilidad creo que lo es de exquisitez.
    Tizia,
    Si pues, imaginate, a mí me ha costado 39 años confesar públicamente que he soltado mis lagrimones muy a menudo.
    Eso sí, nada de llorar por un pajarito muerto o por la paz mundial, hay una gran diferencia entre ser un shorón y hacer de plañidera.
    Gigi,
    He visto esas lágrimas de felicidad , no las he llegado a experimentar pues debo confesar que soy un poco parco para expresar mis alegrías a pesar que socialmente puedo ser muy alegre.Por ejemplo dos o tres amigos lloraban de felicidad cuando ingresaron a la universidad, para mi era algo que tenía que hacerse, no algo extraordinario.Herencia de mi viejo, que duda cabe.
    Creo que una de las ocasiones más recurrentes en las que una mujer llora de felicidad es cuando trae a sus hijos al mundo.Esas lágrimas son hermosas.
    JC,
    Esta usted servida señora de Ché.You wanted it, you got it!Y presumo que peleas en el top ten junto a Darling y a Ursula, lo shorones nos detectamos a miles de kilómetros.
    Ya que hablas de Bosé, uno de mís artistas preferidos, nada para llorar como empezar un largo viaje que te va a tomar un largo tiempo de separación de tu pareja, bajarte algunas botellas de vino y escuchar "Si tu no vuelves". Para cortarse las venas con una galleta de soda.Un abrazo para tí y para el Ché.
    Trulycita,
    Esta es una peluquería virtual en donde se goza, se ríe, se chismea... y se llora pues.
    El gusto es mío de tenerte de visita por aquí.Te envío un besote.
    Carmen,
    Esos que dicen que son los más machos terminan siendo un juguetito de cristal.Lamentablemente vivimos en la edad de piedra y la gente tiene aún muchas taras.
    Jorge Luis,
    Correría un peligro severo de deshidratación si leo la novela de Vasconcelos.Aunque pensándolo bien, no me haría mal para bajar unos kilitos de peso.
    Ana Lucía,
    Herzlich Willkommen im Tränenland!
    Confesar la sensibilidad personal no es el fin del mundo.Me imagino que así como eres de espontánea y afectiva en la blogósfera lo debes ser más aún con las personas que conoces y quieres.Me alegro por tí y doblemente por los que reciben ese cariño.Y que bueno saber que estas de vuelta, recargada y con las pilas puestas.Esperamos un post con crónica completa sobre el matrimonio de mi psiquiatra favorita.
    Kat,
    Lágrimas monses las hemos derramado todos.Me acuerdo que mis primas lloraban a mares viendo las aventuras de Marco y la búsqueda de la mamma.
    Estimado Imberbe,
    Mis abrazos siguen siendo bien machos aunque si por allí te queda el hombro un poquito húmedo son las lagrimitas del peluquero shorón.

    Besos a las chicas y un abrazo(recontramachazo y viril con 30 palmadas de oso ruso en la espalda) a los amigos.

    Schatz

  23. Blogger serendipity 

    Me gustó tu post...y yo, debo decir que al igual que mi amiga Shakira mi casa-tu casa, lloro una vez al mes, sobre todo cuando hay frio.
    Saludos!

  24. Blogger jclicious 

    Schatzi, he usted de saber que dio en el clavo con lo de pertenecer a un club lloron. Y de paso confesaré que mis lagrimas no discrimina, yo he llorado viendo los comerciales de World Vision, o un participante de algun reality show llorar al ser eliminado. He evaluado esta preocupante situacion, y solo he podido llegar a la conclusion que yo lloro cuando veo a otra persona llorar por algun sufrimiento. Cuando paso lo del 9/11 simplemente no podia ver las noticias porque todo era tan triste que siempre terminaba en los suelos. C'est la vie!
    En cuanto al genio Bose, solo te puedo decir que entre el y Sabina me robaron la vida. :) Y el cd Laberinto es particularmente muy especial para mi, la cancion que mencionas es fortísima, pero más aun a mi parecer es Azul de Louie... esa cancion es mortal, sniff sniff....

  25. Blogger Maria Elena 

    Hola Schatz!!! Gracias por tus lindos deseos por mi boda civil! Bueno te contaré que de chiquita era una llorona y que también lloré con "mi planta naranja lima" y con "el caballero carmelo"... y cada vez que me separé de algún enamorado porque la relación no daba para más, aunque hubiera mucho carinho de por medio. No veo pelíulas tristes porque tengo un lema "yo no pago por llorar". Me gustó mucho tu post, muy sincero y a la vez gracioso... me di cuenta de que a pesar de haber llorado tanto nunca me deshidraté...Ultimamente no lloro mucho, pero si te puedo decir la última vez que lo hice: el 7 de enero, de cólera por haber descubierto hipocresía en un par de personas que pensé que me estimaban.
    Definitivamente hay muchos motivos para llorar y hacerlo solo nos demuestra que somos seres humanos con sentimientos. Un beso, Maria Elena

  26. Blogger Hada Morena 

    Llorona y sin remedios...

    Me ha encantado el "post" los hombre lloran, tienen sentimientos y les late un corazoncito... a veces somos duros con ustedes!

    Saluditos desde las aguas caribeñas

  27. Blogger El perro andaluz 

    Tremendo post. No soy de llorar ni con libros ni películas pero ya sea por tristeza o alegría, el llanto es liberador y nadie debería evitárselo.
    Un abrazo.

  28. Blogger No respires 

    que lindo tu post, hay veces en que no hay necesidad de manifestar nuestro dolor con palabras para desahogarse, el shorar hace bien y tienes mucha razon, los hombres al = q los peluqueros y ricos tb lloran.
    Cuidate mucho, nos leemos

  29. Anonymous Alquimista 

    Muy buen post.

    A mi me hizo llorar:

    -Mar adentro, la película sobre la historia de Ramón Sampedro.
    -Eternal Sunshine of the Spotless Mind.
    -La muerte de "Chanquete" en Verano Azul!!
    -El capítulo del Chavo cuando no fue invitado a Acapulco hasta el final.
    -Melody (SWALK) le película. Después de comprarla por Internet, la pude ver después de más de 20 años. Uff!

  30. Blogger jocho 

    yo de niño era un shorón compulsivo

    el mundo me endureció demasiado

    y creo que por ahora la última vez que he llorado fue en un 15 borracho por que todavía recordaba a mi ex y la extrañaba (que huev... no?)

    saludos!

  31. Blogger Me 

    Ya no puedo parar de llorar. El post es maravilloso. Hace unos dias las cachorras me pidieron que les comprar Vamos a calentar el sol, estaba Me en la libreria con el susodicho libro en mano y de pronto, un manantial de lagrimas empezaro a fluir. No era el libro, sino los miles de parches de mi corazon que estaban a punto de salir. No hay nada mejor que una buena sesion de llanto para empezar a cerrar heridas. Un post de lujo.
    Besos miles, Me

  32. Blogger schatz67 

    Estimada Doctora,

    Nada que agradecer y ójala que todo te vaya de la refurinfunflais con Sören.Me ha agradado mucho tu dicho"yo no pago por llorar". Cuantas lágrimas y dinero me hubiese ahorrado si lo hubiera sabido hace varios años, ja,ja,ja,ja.

    Hada,

    Hasta al hombre más duro le late un corazoncito.

    Allan,

    El llanto es liberador y enriquecedor.Debilita y luego te fortalece inmensamente.

    No respires,

    Tienes mucha razón,todos lloramos,aunque sea a escondidas pero lo hacemos.

    Alquimista,

    El capítulo del Chavo es recontra lacrimógeno.Creo que esa noche todos queríamos ofrecerle un techo y ser amigos del Chavo del 8.

    Jocho,

    Creo que el mundo -felizmente- todavía no te ha endurecido lo suficiente.Y eso es bueno pues más son los momentos difíciles que los alegres en la vida.Por eso trata de pasarla bien y no le pongas cortapisas a tus emociones, créeme que no vale la pena.

    Me,

    Me place mucho tenerte como visitante del blog.Y me agrada mucho también saber que el post te gustó.Como bien dices, las heridas no cicatrizan metiendo el polvo debajo de la alfombra sino dejandolas ver la luz del sol aunque duela al principio un poco.

    Te agradezco los comentarios y te mando un besote.

    Un abrazo a todos

    Schatz

  33. Blogger Petisita 

    que grata sorpresa este post,buscaba en google la letra de la cancion del "globo rojo" a raiz del ultimo post de Marea y sale tu post ahi.
    Yo soy bastante emotiva, pero me cubre una capa de hielo asi que prefiero ver este tipo de pelis cuando estoy sola, o con algun otro ser pero jamas con una banda de gente. Mi Planta de Naranja Lima nunca lei, pero tambien he sido una lectora precoz. Lloré todo con Corazón :). Cinema Paradiso no la vi porque me advirtieron su capacidad lacrimogena al igual que ladron de bicicletas y eso que amo el cine Italiano. Aunque no lo creas no he llorado por amor y toco madera, pero si he tenido u momento de quebranto en la vida. Pasa que cuando te quiebras asi, profundamente ya lo pasaste todo, y no lo veo como volverse mas duro pero si como que cualquier cosa puede pasar y ya no te afecta. Una vez que rompes o pasas ese umbral del dolor ya estuvo.
    * Yo si llore a mares con "bridges of Madison County" y tambien con la pelicula Tango Feroz, la noche de los lapices, los coristas, la vita e bella, y algunas mas.

Leave a Reply



Publicar un comentario

About me

  • I'm schatz67
  • From Lima, Lima, Peru
  • Bachiller en Ingeniería,escribano hiper amateur,futbolista entusiasta,cineasta en potencia.
  • My profile

Previous posts

Archives

Bloggiamici



Menaku