El Urbanito

Crónicas de lo que sucede alrededor nuestro y eventualmente de lo que sucede en mi interior.




Somos chongo,seámoslo siempre

19 comments


“En el Perú, la duda hamletiana no tiene sentido, porque ser o no ser es lo mismo." (Héctor Velarde).
"El Perú es un burdel" (Pablo Macera)


Pensaba que este 28 iba a ser un día tranquilo. Uno de esos días en los que uno piensa que no hay mejor lugar que Lima para estar en fiestas patrias. No hay tráfico ni montoneras, todo discurre plácidamente y si uno no esta ubicado en alguna zona céntrica se podría decir que Lima es un cantón suizo y no la calcutizada ciudad que diariamente transitamos. Encima la gente esta relajada tras la derrota de Ollanta. Guarda esperanzas en que el nuevo gobierno más que brindarnos urgentes soluciones no va a agregar otros nuevos a la interminable lista. A su vez el nuevo gobernante (detestable reincidente caería mejor como definición) no es ningún cojinova y tal parece que en estos años en los que ha vivido lejos del poder ha aprendido algo a punta de críticas, exilios, misteriosas chambas en Paris y prescripciones: Ha armado un gabinete plural como para que no les echen a los apristas toda la culpa de algo si es que el 2do debut les termina reventando en la cara. Bien jugado Caballo Loco, eres el verdadero rey de los pendejos.
Salgo con Anya a montar bici en el Pentagonito y la enana prende el radio:
“Papi, la mami dice que cuando era más chica Alan era también presidente, tu te acuerdas?”
“Claro mi amor, yo tenia 18 años”
“La mami dice que en esa época no había agua, luz, leche, arroz ni azúcar”
“Si, fue un presidente muy malo”
“Papi, y eso va a volver a pasar?”
(Con toda la confianza del mundo y seguro, la verdad, de no se que)
“No mi amor, nadie se puede equivocar tanto dos veces seguidas”
“Imagínate papi, si Alan se vuelve a equivocar no voy a ver Discovery Kids”
“Ya sigue pedaleando lora, me vas a hacer pensar muy temprano”
Mi alerta delirante se encendió en High. Algo me decía -parafraseando la célebre frase de Martín Adán expedida desde el Cordano – que el Perú no estaba iniciando una nueva era, tan solo estaba volviendo a la normalidad. Pruebas al canto:

Escena 1: El Cardenal Cipriani (que nunca será Papa pues ya es “yuca”) le mete el primer puyazo a Toledo durante su homilía. Le dice que no es bueno que la economía solo le sirva a un grupo de gente y no termine beneficiando a los más pobres. El prelado descubrió eso un par de horas antes que el sano y sagrado se mande a mudar? Ya no se le aparecen ni la Virgen ni San José M.Escrivá en sueños sino más bien Friedmann y Kofi Annan? Es el buen Juan Luis un economista de polendas desperdiciado como pastor de la grey de Perusalem? O parece que se esta aprovechando que a Toledo no le quedan ni 15 minutos de presidente para hacerse el valiente y sacarle la lengua con mueca y cachita incluída?

Escena 2: El popular “Yuca” sigue con el sable desenvainado y se manda la siguiente catilinaria sin anestesia: Dice que no esta de acuerdo con las conclusiones de la CVR respecto a la participación del clero y las F.F.A.A. durante el conflicto con SL. Y a este que le picó? Porque no fijó su posición hace tiempo? De cuando aquí se preocupa por lo que le digan a sus pastores y amigotes militares si el mismo dijo que “los derechos humanos eran una cojudez”. Volvió como por arte de magia a recobrar sus facultades visuales y auditivas a diferencia de la época del terrorismo cuando hacia mutis por el foro ante las violaciones de D.D.H.H.? No sabe acaso nuestro purpúreo tubérculo que por desoír varias de las conclusiones de la CVR acerca del origen de la violencia casi nos revienta en la cara todo el Sur peruano en las ultimas elecciones?

Escena 3: Yuca esta más embalado que Leuzor con un par de rones encima y se manda de hacha contra el caso de las cartas del Vaticano. Y porque recién hoy día? Porque no salió a hacer una denuncia formal apenas reventó esto? No será que hizo un pacto arcano y bajo la mesa con Toledo? No será que ya se aupó a la cuadriga de Caballo Loco y aprovechando el 2 x 1 de Ripley quiso hacer dos denuncias de un porrazo mientras el cadáver del Cholo, ay! seguía muriendo sentadito en la Catedral?

Escena 4: Entrada de invitados y presidentes al Congreso. Porque todo tiene que ser un desorden en el país. Curiosos, policías ineficientes, los zampones y paracaidistas de siempre y periodistas mequetrefes arman un cóctel explosivo que termina en turbamulta. Viva el Perú y …sereno????????

Escena 5: Toledo se mete un discurso sin ningún tipo de autocrítica ni mea culpa y por un momento nos hace pensar que el Perú es Disneyland y que Larcomar es nuestra versión local de Orlando. No reconoció la sensualización de él y su entorno por las mieles del poder, la falta de autoridad para luchar contra la corrupción, la falta de sintonía con las reales demandas de los sectores más empobrecidos y la ausencia de una profunda reforma del estado. Encima se estaba llevando la banda presidencial a su casa, seguro para ponerla al palo por un par de botellas de etiqueta azul junto a su amigo “Filete”.

Escena 6: Todo el discurso de Alan bastante bien salvo un elemental error que ya es una marca de peruanidad: Una falta absoluta de autocrítica a su primer gobierno y echarle la culpa siempre al del costado (“en mi primer gobierno había crisis mundial, inflación en Latinoamérica y un terrorismo galopante”.Bla,bla,bla,bla Caballo Loco no ha cambiado, el se ha vuelto más vivo y nosotros nos hemos vuelto más cojudos )Encima Rafael Rey jura como ministro de estado luego de haberle dicho de todo a Alan Garcia durante más de 15 años.Toda una muestra de entereza y consecuencia la de nuestro mojigato más conocido.

Escena 7: Vergüenza ajena, no aventé mi pasaporte al W.C. pues esta en un trámite de visa. Salen los presidentes invitados del “congrezoo” y son atacados por una turba de periodistas impertinentes y gatilleros que micrófono en mano y cámara en ristre pugnaban por arrancarles alguna declaración polémica o fuera de contexto. Lula fue arrinconado contra una pared y optó por regresar al interior hasta que la cosa se calme. Tanta vergüenza tenemos que dar siempre, esta vez, ante los ojos del mundo??? Porque todo tiene que ser siempre un chongo ¿Porque no podemos ser un pueblo ordenado, además de devoto del cumplimiento de las leyes y normas? Todo el “aroma de multitud” siguió hasta palacio de gobierno en donde era patético ver a la nueva ministra de justicia corretear sin zapatos (se le había perdido uno) por los exteriores de Palacio. Un agente de seguridad corre con un zapato en la mano ofreciéndoselo, la ministra le aclara que ese zapato es de otra persona y se retira con un zapato en la mano, las panty´s pisoteadas y una inmediata solicitud al Premier para que le consigan urgente unas “tabas” nuevas.

Escena 8: Desfile escolar en Puente Piedra.Una tribuna precaria y abarrotada con mas de 100 espectadores se desploma en pleno desfile y 3 personas mueren en el acto además de quedar más de 50 heridos, algunos de consideración. Donde estaba Defensa Civil, tan propensa a cerrar pequeños negocios y poner obstáculos a las PYMES y que permite que en estos eventos ocurran este tipo de anormalidades? Alguien va a ser punible de sanción a causa de esos 3 muertos?

La verdad que tanto desmadre y despelote no le quitaron brillo al extraordinario almuerzo que tuve en “El encuentro de Otani” ni a la grata visita a la Feria del Libro , ambas merecen comentario aparte y no deben ser desmerecidas incluyéndose dentro de esta crónica biliar. Debo confesar, eso sí, que el país no solo ha vuelto a la “normalidad” sino que va a permanecer en esta durante un buen tiempo. Somos chongo, seámoslo siempre.


Maestra Vida

12 comments




El viernes antepasado a mediodía me encontraba caminando en Barranco. Había salido de una reunión y cruzaba el parque central para sentarme un rato en Juanito. A veces sentarte en ese viejo y querido bar a mitad de jornada es una manera agradable de detener el tiempo y divagar acompañado de un sabroso sándwich sobre cualquier tema que nos ronde por la cabeza. Y si no hay mucha gente uno puede quedarse un buen rato hablando con alguno de los hermanos Casusol sobre el tema del día, los resultados del fútbol o la inmortalidad del mosquito anófeles. Conversar sin prisa en estas tardes húmedas me gusta mucho desde el momento en que es pretexto para encender un cigarrillo, respirar brisa marina cargada y beber algun licor que calienta la garganta y el ánimo. Siempre me ha gustado el invierno así se trate de nuestra mediatizada versión limeña. Será que siempre he considerado a un invierno crudo como una mejor escuela de vida que cualquier verano complaciente y relajado.

Cuando me disponía a ingresar al bar con la mirada embelesada sobre la vitrina de jamones, asados y otros fiambres sonó el impertinente aparatejo. Al otro lado, la voz de una persona amiga con la que no hablaba hace tiempo. Luego de los saludos de rigor y cuando me disponía a hacer un comentario sarcástico sobre una anécdota compartida me interrumpe para comunicarme una mala noticia. Frau Edith Walter, mi indestructible e inolvidable profesora de alemán había fallecido a los 93 años la noche anterior, la velaban en privado y la cremaban esa misma tarde para llevar sus cenizas a Alemania adonde residen dos de sus hijos. Esta amiga me llamó pues sabía que a pesar que no la veía muy seguido Frau Walter había sido muy importante no solo en la enseñanza del alemán como 2da lengua sino que había representado para mí y algunos de mis compañeros de clase a una persona decisiva en nuestra formación personal y profesional.

Cuando colgué el teléfono me senté en una de las mesas del bar y me pedí una cerveza muy fría. No estaba triste, tampoco apesadumbrado, me sentía más bien invadido de una nostalgia abrumadora por el tiempo transcurrido desde la primera vez en que tuvimos la oportunidad de conocer a esta profesora. Y me remonté al año 1980. Me aprestaba a iniciar el 3ero de secundaria y mi madre se apareció en la casa con una propuesta tan desconocida como tentadora. Ella trabajaba en el Ministerio de Educación como contraparte peruana de un proyecto de educación técnica en donde el Gobierno Alemán apoyaba la implementación de escuelas técnicas en todo el país. Y los alemanes habían empezado dando el ejemplo instalando una ESEP para los que cursasen 3ero de Secundaria y estuviesen interesados en completar la secundaria y hacer un año más de educación técnica terminando con un título a nombre de la nación y que te permitía trabajar a nivel técnico o seguir (con una base más amplia y sólida) estudios universitarios. El plus que te ofrecía este Instituto era la calidad de los profesores, las magníficas y novísimas instalaciones (lo habían hecho a todo trapo) y la enseñanza del alemán que te permitía acceder al término de los estudios y previo examen a una certificación oficial de aprendizaje de ese inextricable idioma. La propuesta era que mi hermano mayor y yo (que cursábamos el mismo año) nos presentásemos a un examen de admisión para la sección peruana. Habían cuatro secciones más que ya estaban copadas por los alumnos del Humboldt y el Instituto le ofrecía la posibilidad a alumnos de colegios peruanos de dar examen de ingreso para armar una sección con 30 vacantes. Luego de una serie de exámenes salió la lista de ingresantes y comencé una etapa que cambió mi vida a nivel personal y profesional. Conocí a mis mejores amigos, estudié en un ambiente académico exigente con profesores de primer nivel y tuve la oportunidad de aprender un idioma y acceder a una cultura diferente en todo orden de cosas a la nuestra.

Obviamente no todo era color de rosa. Aprender alemán sin ninguna noción previa a los 13 años es como tratar de hacer surf sobre un mondadientes: muy pero muy difícil. Las reglas del juego eran claras. Uno podía tener notas extraordinarias pero si desaprobaba alguna materia como castellano, matemáticas o alemán no podíamos ser promovidos de año. Y habida cuenta que ibamos a ser la última promoción del Instituto equivalía a salir por la puerta falsa y regresar a nuestro colegio de origen totalmente arrepentidos y con el rabo entre las patas. Recordé mientras sorbía mi cerveza el primer día de clases. A las 07:25 de la mañana se cerraba la puerta de ingreso y las 07:30 de la mañana hacía su aparición el profesor del primer curso. Coincidentemente, aquella mañana tendríamos nuestro encuentro con las 3 materias cruciales del primer año. Primera lección: Los alemanes no inventaron el reloj pero son sus más fieles seguidores. A la hora señalada se apareció el profesor de Matemáticas, Herr Ulrich Lachenmeier. En un castellano masticado nos saludó con un sonoro GutenTag! (buenos días) ,escribió su nombre en la pizarra y arrancó su clase hablando un 80% del contenido en castellano y un 20% en alemán. Con una mirada callaba a los inquietos y la clase era seguida religiosamente, nadie quería perderse la explicación de los términos en alemán:

- Cuñadito, que significa “ruhe bitte” (silencio por favor)
- Significa que te calles cojudo que ahorita el alemán te bota por la ventana por chonguero.

Y asi pasamos con alivio las primeras dos horas, comentando lo bien que explicaba las matemáticas y lo pésimo que hablaba el castellano el buen Ulrich. Siguiente clase, Lengua I con Rafo León quien a la sazón era nuestro tutor. Todas las chicas de todas las secciones suspiraban unánimemente al verlo pasar. Hoy se le ve en “Tiempo de Viaje” algo canoso, de andar pausado y con ojos distantes que observan y muestran una cara diferente del Perú. Hace 25 años (un cuarto de siglo, casi me atoro con la cerveza, me tuve que pedir otra cuando asumí ese “choque” de tiempo) con menos canas, más brillo en los ojos y muchos bríos y ganas de hacer cosas nuevas Rafo era una suerte de objeto del deseo entre las féminas. Para nosotros era un hermano mayor que nos enseñó el significado de lo que escribíamos y leíamos y que nos desasnó al hacernos entender que Saussure no era el equivalente francés de Sausage. Cada vez que tenemos la oportunidad de coincidir en algun lugar público y una vez que hemos terminado con las preguntas formales de rigor de alguna manera u otra recordamos aquel tiempo en el que aprendíamos, coexistíamos y nos soportábamos de manera armoniosa y distendida.

En la 2da pausa comenzamos a respirar con tranquilidad, ya habían salido dos cucos del armario y nos relajábamos observando a las chicas de otras secciones. Las chicas de nuestra clase (Técnicas de Laboratorio) no eran las más agraciadas puesto que era una rama de ciencias. Las chicas guapas estaban en Artes, Comercio Internacional y Traducciones. Comprendimos que si queríamos seguir disfrutando de este oasis de educación de calidad, aulas modernas, vegetación cuidada y chicas bonitas teníamos que pagar un precio alto. Las Matemáticas y el Castellano eran obstáculos sorteables pero…el alemán???? Nadie sabía una pizca del idioma, con las justas masticábamos algo de inglés y ya habíamos tenido algunos problemas prácticos con la señalización de algunos lugares que estaba en alemán:

- Cual es el baño de hombres, el que dice “Maedchen”(Mujeres) o el que dice “Herren”(Señores) .
- Mejor espérate a que alguien entre.
- Me orino loco, Maedchen debe ser por machos no?
- Ni idea choche.

Un grito descomunal de “Fuera mañoso!!!!” nos enseñó la diferencia para siempre entre hombres y mujeres. Si ir al baño en alemán era complicado llevar 7 horas semanales de ese curso parece que sería nuestro Calvario durante los próximos 3 años.

Todos fantaseábamos acerca de la profesora de alemán. Solo sabíamos que era “la Sra.Walter” como nos lo había anunciado Rafo. Algunos decían que era de seguro una rubia espectacular con pinta de aeromoza de Lufthansa y con unas piernas torneadas e interminables. Otros, más resignados, decían que iba a ser una mujer gélida y circunspecta y que seguro era la hija de algun jerarca nazi que se había fugado a Sudamérica. En esas estúpidas divagaciones andábamos cuando hizo su aparición la Sra. Walter. Una señora de casi 70 años que más se parecía a Sara García, aquella legendaria abuelita buena del cine mexicano de antaño que a la azafata de Lufthansa de nuestros sueños.

Entró, inclinó la cabeza a manera de saludo y sonrisa en ristre escribió su nombre en la pizarra:

FRAU EDITH WALTER.

Un patita que no duró más de seis meses en la clase se paró como un resorte y levantando la mano preguntó sin ruborizarse:

“Señora Frau Gualter, Ud. va a ser nuestra profesora de alemán?”

Dando la primera muestra de su inagotable paciencia le pidió que se siente, le confirmó que iba a ser nuestra profesora todo el año y le dijo que no debía decir “Sra.Frau,” pues Frau significaba señora en alemán. Además que su apellido no se pronunciaba “Gualter” sino “Valter”.

- O sea que se llama Walter, se dice Valter y no se debe decir Gualter? Ya nos jodimos, nos van a jalar a todos en alemán., puta madre, imagínate como se dirá “ornitorrinco” en alemán? bramaba mi compañero de carpeta.
- Como se va a jalar a alguien la vieja si tiene pinta de ser más buena que el abuelito de Heidi? respondí yo, el eterno optimista.

Y comenzó nuestra primera clase de alemán. Saludos, pronunciaciones, pronombres, explicaciones en español salpicadas con sentencias cortas en alemán, chacota al ver los tartamudeos en los que todos incurríamos al leer algunos pequeños diálogos, la clase a pesar de lo complicado del idioma era sumamente divertida. Frau Walter tenía mucha paciencia y sabía como desmadejar nuestras tribulaciones iniciales. Nos hacía cantar como chicos de Kindergarten, nos explicaba en forma lógica la estructura gramatical del idioma y nos decía que aprender bien un idioma nos iba a servir toda la vida. Con ella aprendimos que el señor “Webber” no se llamaba “Gueber” sino “Vebber” y que además no tenía que ver nada con el hueveo como algun despistado pudo haberse imaginado en algun momento. Nos despercudimos de prejuicios al aprender que no todos los alemanes habían sido nazis y que en las guerras al final todos pierden, Nos conversaba mucho y siempre 5 minutos antes de terminar cada clase nos hablaba sobre sus experiencias de vida. Recordaba nítidamente su infancia al término de la 1era guerra y nos contaba como en épocas de carestía una naranja era distribuida entre todos sus hermanos salpicando sus reflexiones finales con aforismos de Goethe, Schiller, Heine o refranes populares relacionados con lo que acababa de decirnos. Relataba sus penurias en la época de Weimar sin amargura ni rencor, quería en realidad que supiésemos lo afortunados que éramos de poder estudiar sin estrecheces ni incomodidades. Creo que no sabíamos lo privilegiados que éramos de poder tener como profesora a una persona que había visto al mundo en todas sus facetas buenas y malas. Profesora en Alemania, enfermera en China, trabajadora anónima a la hora de reconstruir su país de las ruinas y peruana por adopción desde el momento en que bajó del barco que la transportó desde Hamburgo para quedarse para siempre; Frau Walter era una persona que había sobrevivido decenas de bombardeos, dos guerras, varias crisis de diversa índole y sin embargo no reflejaba pesar ni amargura en sus comentarios. Era fundadora de la 2da etapa del Colegio Humboldt en el Perú y varias generaciones de alumnos habían desfilado por sus clases. Y a punto de cumplir 70 años mantenía esa vitalidad desbordante que supo compartir con infinidad de alumnos a quienes recordaba con nombre y apellido a pesar de los años transcurridos.. Esa pasión por enseñar y compartir, ese genuino interés pedagógico no solo por ver una lección aprendida sino por tratar de convertirnos en base a la persuasión y al convencimiento en mejores personas. Ese espíritu de maestro que parece extinto en nuestros días y que trasciende el campo académico y que abarca el campo personal, formativo y ético de cada individuo.

Cuando estábamos en el último año de clases todos nuestros cursos con la excepción de uno que otro curso de especialidad y castellano eran dictados en alemán. Habíamos logrado desarrollar cierta habilidad en el manejo del idioma y podíamos escribirlo, leerlo y hablarlo en forma bastante fluida. Sin embargo nuestra indisciplina era incontrolable y el director alemán dictaminó que como castigo no ibamos a dar el Sprachdiplom I que era el examen final de alemán que se debía dar para un nivel como el nuestro. Eso no pareció afectarle a una buena parte de la clase, muchos teníamos en efecto la cabeza concentrada en fiestas, la inminente universidad y en acabar con las maratónicas clases de especialidad que podían durar todo el día. En ese contexto Frau Walter volvió a demostrar que lo suyo era diferente. Se disculpó ante la clase por no poder tomar el examen – el colmo, se disculpaba ante la sarta de sinvergüenzas que una semana antes había sido causante que un globo con agua la impactase accidentalmente- y dijo que ella podía sugerirle una alternativa a los que tuviesen interés real en hacer el examen “Weil mann nie weiss wann eine fremdesprache benutzen wird” (“Porque uno nunca sabe cuando va a utilizar un idioma extranjero”, esa era su famosa frase).

Con dos amigas y un amigo la buscamos al final de la clase y nos dio toda la información necesaria para aplicar al examen vía el Instituto Goethe. El día de la graduación me despedí especialmente de mi profesora de Laboratorio Químico (una argentina extraordinaria que me enseñó a no ser vago) y como no, de Frau Walter. “No dejes de estudiar alemán, vas a ver que algun día te va a servir”. Le hice caso, me matricule en el Instituto Goethe, dí mi examen y 3 años despues postule a una beca para estudiar 4 meses el idioma en una de las sedes que el Instituto tiene a lo largo de Alemania. Cuando fui a recoger mis pasajes y mi acreditación un día antes de la partida le agradecí al director la oportunidad y me dijo en forma educada y directa:”No me agradezca a mí, agradézcale a la primera profesora de alemán que tuvo la cual no solamente le enseño bien el idioma sino que lo recomendó especialmente cuando le pedimos referencias sobre Ud.”.

Casi me caigo de espaldas. Frau Walter había sido preguntada por mis méritos como estudiante y a pesar que ella sentía que nuestro grupo no había aprovechado todas sus enseñanzas a cabalidad me había recomendado de sobremanera para un viaje que en definitiva cambió mi vida, mis expectativas y mis manera de ver el mundo. Por alguna razón solo nos volvimos a ver esporádicamente y nunca tuve la oportunidad real de agradecerle la recomendación que había efectuado.

Una década despues la encontré en una de las clásicas reuniones de la ADECH. Ya tenía 83 años y a pesar del tiempo transcurrido me recordó de inmediato, me preguntó por algunos amigos y se intereso por las cosas que hacía por la vida. Cuando le dije que gracias al idioma había podido conocer a mucha gente, varios países y que me había servido para los negocios que estaba haciendo me puso una mano en el hombro y me dijo “Tienes un don para los idiomas y de alguna manera tenías que aprovecharlo, solo te hemos dado un empujoncito”. La abracé, le prometí que nunca me iba a olvidar del idioma y tan solo la volví a ver en una actividad del colegio realizada hace dos años adonde había ido llevando al Panzón. Se emocionó de saber que el enano estaba en la clase A y con un guiño cómplice me dijo con su castellano masticado de siempre: “Ya ves, ahora vas a poder hacer las tareas con tu hijo, te dije que el idioma te iba a servir toda la vida”.

Me pedí una 3era cerveza e hice un brindis imaginario por una profesora a la que no solo debo el conocimiento de un idioma sino también el haber abierto muchas puertas y ámbitos a los que nunca hubiese podido acceder. Hice otro brindis por la persona que había dentro de esa profesora y que nos transmitió sus ganas de vivir, su voluntad irreductible y su vano afán de convertir una pandilla de imberbes bellacos en ciudadanos útiles y sensibles.

Dicen que no hay héroes individuales en fracasos colectivos. Pero quisiera decirle a Frau Walter que de los 25 alumnos que tuvo dos se han dedicado a la docencia del alemán (dos de las chicas), uno de los más estudiosos es un reconocido profesional en Vodaphone de Alemania y que el más burro e indisciplinado del salón (Heinrich) -que a la sazón era el peor alumno de alemán- es ahora un diligente funcionario de una compañía austriaca y reside en Viena donde habla perfectamente…el alemán.

El resto puede que se haya olvidado del idioma Frau Walter. Pero créame que nunca se van a olvidar de Ud., eso téngalo por seguro. Los buenos maestros, al igual los conocimientos sólidos, nos acompañan toda la vida.


El amor en los tiempos de Hezbollah

15 comments


El amor es el principio de todo, la razón de todo, el fin de todo.

Lacordaire


Aún no tengo la suerte de conocer personalmente a Isabel Barceló (www.mujeresderoma.blogspot.com) pues ella vive en Valencia y yo escribo desde Lima. Me imagino que durante alguna estadía española tendré la oportunidad de conversar personalmente con ella. A pesar de esta distancia geográfica nos unen, además del idioma, más de dos mil años de historia. Isabel escribe un estupendo blog que recrea las peripecias de las mujeres de Roma, imperio que desde pequeño ha ejercido una inmensa fascinación en mí. Uno de los primeros libros que me acercó a dicha cultura fue uno que mi padre sigue atesorando como uno de sus más preciados bienes: “Mitología” (The Age of Fable en su versión original), de Thomas Bulfinch, un libro que recrea la existencia de dioses, mitos y fábulas desde la época griega hasta la Edad Media. Nada mejor para comprender a muchos referentes imprescindibles del teatro, literatura y poesía que estar familiarizado con los referentes mitológicos de Grecia y Roma. Isabel, desde su blog, nos acerca con un lenguaje cuidadoso y apropiado a lo que pudo ser la existencia de muchas mujeres de Roma y al rol que estas desempeñaron en diversos ámbitos de la agitada vida del imperio.

La esmerada elaboración de sus textos y las escogidas imágenes que las acompañan (además del suspenso con el que va dosificando sus entregas) han creado un buen número de seguidores en la blogósfera. Los intercambios de ideas que se generan a partir de las cuestiones centrales del escrito son muy interesantes a pesar que de alguna forma u otra recreamos los mismos móviles que mueven la historia del hombre desde sus inicios: amor, celos, venganza, traición , lealtad , digamos que la humanidad ha cambiado de pelaje más no de bagaje.

Una de sus últimas entregas generó una suerte de debate dialéctico (similar al que se generaba en los pantagruélicos banquetes romanos) en el que se cuestionaba la real validez del amor como sentimiento generador de emociones encontradas que pueden transitar lábilmente entre la felicidad y el dolor. Leodegundia, autora de otro blog muy bien elaborado (www.leodegundia.blogspot.com) comentó que el amor es un sentimiento que siempre viaja acompañado de pasajeros indeseables como los celos, la envidia, la deslealtad y la infidelidad amén de otras hierbas ponzoñosas. Leo se apoya en elementos contundentes que a traves de la historia de la humanidad nos han demostrado lo deslucido que queda el amor cuando luego del arrobamiento y embelesamiento inicial todas las historias terminan en forma triste y trágica. A raíz de esta opinión Isabel me sugirió que expresase una opinión divergente que apuntase al amor como un sentimiento positivo y beneficioso, acaso la instancia máxima de redención de nuestra atrabiliaria vida cotidiana.

Pensé en algun momento hacer una suerte de racconto en clave de sol sobre mis azarosas experiencias en diversas lides amatorias. En una época posmoderna donde el amor ha sido convertido en una suerte de estrella fugaz por el carácter breve e intermitente que generalmente se le imprime un relato a la inversa podía ser considerado un alegato trasnochado lo cual en buena cuenta me importa un pepino. Enamorarse hasta el tuétano, independientemente del resultado final de nuestro emprendimiento, no dejará de ser hasta el fin de nuestros días una de las sensaciones que le dan verdadero sentido a nuestro apurado paso por este cambalache en el que se ha convertido nuestro frenético mundo.

Lamentablemente, la realidad nacional e internacional me impide elaborar una elegía frívola del amor en clave personal. Me sentí tentado por un momento a darle por un día toda la razón a Leo en su desangelada versión de la real valía del amor. Asesinatos en las calles, execrables crímenes con un trasfondo pasional que son materia de titulares y noticieros de televisión a diario, sujetos fusilables que emplean el Chat (y el amor como excusa) para seducir y violar a menores de edad, todo parece indicarnos que el amor es tan solo un pretexto para delinquir, matar y acabar de mala manera con la existencia de aquel que decimos querer o amar. Es el amor el causante de todo esto? O es la ausencia de su verdadera esencia la que ocasiona toda esta espiral de violencia en la que vivimos inmersos hace un buen tiempo?

Allende los mares la situación no es nada halagüeña. Los lugares míticos donde vio la luz el cristianismo, quizás la filosofía de vida y religión más influyente en la historia de la humanidad, son los territorios materia de una cruenta disputa entre dos pueblos que amenaza convertirse en una conflagración mundial de insospechadas consecuencias. Mientras los rabinos se siguen golpeando la cabeza frente al muro de las lamentaciones sus soldados han matado a más de 500 civiles libaneses. Y el mundo árabe amenaza cerrar filas tras el pueblo libanés olvidando los preceptos de paz, amor y buena voluntad que Alá predicó en esos mismos parajes. Es entonces el amor una instancia válida a la cual recurrir cuando las soluciones diplomáticas de negociación se han agotado, me pregunto en un tono bastante naif. La respuesta se cae de madura: No. Pienso en las razones por las que el flamante Papa no se va a poner el pecho en la frontera libanesa como de seguro lo hubiese hecho Jesús de Nazareth que no solamente predicaba poner la otra mejilla en caso de ser agredido sino que llegó a dar la vida por sus hermanos. Es obvio, a los erráticos mensajeros de la fé católica no los mueve el amor, los mueven intereses más mundanos y con$i$tente$.

Entonces el amor no lo es todo, como alguna vez leí comentar acerca de su definición como palabra más bella. El hombre, a pesar de sus indescriptibles avances tecnológicos y el profundo conocimiento que ha alcanzado de su pensamiento y esencia como ser solo se ha dedicado a confirmar aquel viejo adagio que lo califica como el peor lobo de si mismo. Hoy en día el amor es una palabra meliflua sin verdadero peso específico y ausente en la amplitud de su verdadero significado y alcance. Su ausencia no solo se siente en las manifestaciones de violencia y falta de consideración por el prójimo que observamos en nuestro entorno y en el mundo. A nivel personal se ha convertido en una suerte de pretexto para el sexo, en justificación de conductas erróneas o en una definición utilitaria situada exactamente en la antípoda de su significado original.

Habrá que pensar entonces en el amor como una especie de culto doméstico y arcano para las mayorías. Tendremos que guardar la esperanza en nuestro fuero personal y familiar de seguirlo manteniendo como una aspiración legítima y humana que no nos puede ser arrancada de cuajo y reemplazada por la estupidez rampante que parece haberse adueñado de los encargados de tomar las decisiones importantes en el mundo. A pesar que todos los indicadores externos me digan que es inexistente me resisto personalmente a abandonar mi convicción en su validez como uno de los fines que justifican nuestra alicaída existencia.

Hasta que alguien me demuestre que existe algo mejor que amar no?







Salve Panzón

26 comments




Se nota un ambiente melancólico en la gente. No digo que sean todos pero percibo en la mayoría de las personas con las que he conversado en los últimos días una sensación de vacío ante la finalización del Mundial. Al margen del resultado final creo que muchos sienten que el goce de la mayor fiesta del fútbol ha sido demasiado efímero y que esto se debería celebrar cada dos años. A pesar que Perú no juega, que Brasil fue tristemente eliminado y que Zidane salió por la puerta falsa del fútbol muchos (incluyendo a los que no estan tan identificados con ese deporte) sienten que a partir de mañana nos faltará algo a lo que nos habíamos acostumbrado sin siquiera pertenecernos en un ápice. Hasta los que le apostaron sus fichas a Italia han experimentado a partir del Lunes el mismo vacío pues en razón del axioma que postula que en el fútbol solo hay presente y futuro empezarán a sentir que su título durará lo mismo que una exhalación demora en salir de nuestra garganta.

Sin ser italiano y a pesar que voy a extrañar el Mundial como pocos no tengo ningún motivo para deprimirme y si más bien tengo uno inmediato para alegrarme. Un 10 de Julio, hace exactamente 8 años, conocí la experiencia de ser padre por primera vez. Mis recuerdos de ese día son algo borrosos, no en vano el día anterior le habían hecho una reunión a mi esposa y los hombres asistentes decidieron que sería una buena idea agasajar al futuro padre. Terminé como pavo inyectado un día antes del 24 de Diciembre y en la madrugada me despertaron al grito de “ se me ha roto la fuente hace media hora, despiértate de una vez carajo!!!!”. Desde allí todo se desarrolló como planeado (excepto mi espantoso dolor de cabeza) y a las 11:35 de la mañana nació el popular Panzón. Un bebe hermoso y sano aunque pueda sonar a comentario natural de padre babeante.

Bueno, este post no es para celebrar ninguna paternidad. Además, solo dentro de varios años podremos comprobar que tan eficaces hemos sido en nuestros roles paternales. En realidad quería celebrar los 8 años del Panzón y contarles un poco de cómo un padre puede llegar a sentirse orgullosísimo de un hijo que salvo algun par de rasgos físicos y el buen diente no se le parece absolutamente en nada tanto en carácter como en preferencias. Algunos padres entran en desesperación cuando sus hijos eligen caminos divergentes a los acostumbrados o tradicionales o cuando simplemente no muestran ningún interés por las cosas que el padre hace habitualmente. Harto conocidos son los ejemplos de talentosos artistas que desoyeron las sugerencias y presiones familiares para dedicarse de lleno a la vocación que les nacía del alma y que los terminó realizando personal y profesionalmente. En mi caso ni yo mismo le presto atención a la profesión que he estudiado pues no respondía a mi verdadera vocación y terminé dedicándome a otras cosas que si me atraían más y para las que me preparé complementariamente. Por lo mismo, más que transmitir o inducirle preferencias determinadas le he mostrado algunas aficiones que de una forma u otra compartimos. Yo me considero citadino o urbano, me gusta recorrer y conocer las ciudades, conversar con su gente, empaparme de su historia. Al Panzón en cambio le fascina el campo. Le gusta irse a Santa Eulalia a levantarse desde las 6 de la mañana, regar el campo y los árboles, revisar el estado de las bombas de agua, darle de comer a los animales o simplemente sentarse en una piedra y mirar la quebrada y sus cerros por horas. Durante la semana anda metido en el jardín de la casa o en el parque, sembrando, resembrando, regando y dándole 20 vueltas a las plantas y frutales que tenemos. Yo al jardín salgo solo cuando hacemos parrillita o para tirarme la mañana del Domingo en un mueble a leer el Comercio. Detesto los quehaceres domésticos relacionados con reparaciones, gasfitería y conexiones eléctricas o de agua. Cuando es necesario hacerlas, lo hago a regañadientes. Panzón en cambio se siente completamente realizado cuando arma regadores nuevos, tiene que clavar algo, le tiene que dar una mano al gasfitero en algun trabajo ocasional o le mete mano a alguna herramienta. Otra gran diferencia; es caótico y desordenado (como su abuelo materno y como su madre) a diferencia del suscrito cuyo escrupuloso orden linda con lo maniático.

El fútbol recién le esta haciendo click a partir del interés que sus amigos muestran en el colegio. Nunca le ha nacido un interés natural por el juego y yo no lo he obligado tampoco a nada. Una vez le pedí que me acompañe al Estadio a ver un partido de fútbol en donde tenía que ver algunos jugadores juveniles y se hizo hincha del…Muni. El colmo, ni siquiera es hincha de mi mismo equipo. En cuanto al carácter es completamente distinto al mío. Yo he crecido en un barrio, salía a jugar a la calle, tenía una collera de amigos con los que vivimos experiencias buenas y malas en un barrio bastante movido como Magdalena. Panzón en cambio es un palomilla de condominio. Es inocentón, bastante sensible, amiguero y le cae bien a todo el mundo de entrada. A veces me da cólera que algunos chicos lo agarren de tonto y me cuesta mucho hacerle entender que el mundo no es tan bonito ni que la gente es tan amable como él piensa pero mi antipática labor de padre debo hacerla en algun momento, sobretodo en una sociedad medio salvaje como la nuestra.

Al margen de todo esto compartimos un par de significativas aficiones que nos unen. Nos gusta comer bien, siempre nos damos maña para escaparnos a comer pastelitos al”Buen Gusto”, a comer anticuchos despues del fútbol en Santa Beatriz, a devorarnos un pancito con chicharrón en Palermo, a comer una rica pizza en “Papa Joe´s “, empujarnos un tallarín saltado con pescado frito en el “OH Calamares” o el placer máximo, una huevera frita acompañada de su respectivo pan con jamón en el Queirolo de Pueblo Libre. Nada de Kentucky, Bembos, Mc Donald´s ni chatarradas. Al huarique con cariño (y desde chiquito). La otra es más sana y menos “engordante”. Desde que estaba en la barriga lo hacíamos escuchar música y esta lo ha acompañado desde entonces. Escucha música desde que se levanta y sus preferencias son bastante variadas y comprenden intérpretes tan disímiles como Rubén Rada, The Beatles, Mozart, Cheo Feliciano, Bacilos, Saint Germain, The Cure, Rubén Blades, ABBA y Serrat entre otros. Mucha de la música la ha escuchado conmigo y el es el que ha decidido con que género e intérprete quedarse. La música ya es parte de su vida y me place mucho saber que lo va a acompañar toda su vida.

Creo que ninguna de mis experiencias, viajes y enrevesados estudios me sirvió al momento de convertirme en padre. Y creo que el no haber fracasado estrepitosamente a pesar de algunos yerros clamorosos se debe a un precepto básico que si tenía claro cuando empecé con esto: No hacerle a mi hijo lo que no me gustó que me hicieran de chico. A veces es difícil, sobretodo a la hora de impartir un poco de necesaria disciplina. Felizmente, Panzón es un buen chico, bastante dócil, estudioso y dúctil y más allá de los comprensibles celos que le tiene a la roba foto de su hermana no nos ha dado grandes dolores de cabeza. Ser padre es muy complicado. Pero ser papá de Panzón es una de las cosas más hermosas que me ha tocado hacer en esta perra vida. Anhelo en el futuro que más que reconocerme lo poco o mucho que de bueno haya hecho como padre pueda entender y perdonar las horas que inexplicablemente no hemos pasado juntos.

Larga vida, salud, fortuna y amor panzón. Nada mejor te puede desear un padre.


Cuore tano

13 comments



Italia es menos brillante que Francia...pero estos últimos no creo que le ganen a los tanos.

Me explico: Francia tiene una defensa estupenda. Sería perfecta, si no fuese porque su arquero (Barthez) no puede agarrar una vaca preñada en un ascensor. Es inseguro, rebotero y desatinado para salir y sacar.La defensa italiana es perfecta, impecable en los relevos, en el juego aéreo, en el achique y si les toca equivocarse (porque nadie es perfecto, menos en el fútbol) tienen como cancerbero a uno de los 3 mejores arqueros del mundo: Buffon. Un tipo simpático que combina con absoluto desparpajo tres cosas difíciles de encontrar juntas: es pintón, millonario y buen arquero (y eso que no voy a hacer ningún comentario sobre el avión que tiene como novia, te envidiamos malditooooooooooooo).

En el mediocampo francés brilla Makelele, el único que trabajaba literalmente como...negro en el equipo galáctico del Madrid y que cuando se fue al Chelsea sumió al equipo blanco en una crisis de la que nunca se llegó a recuperar.La contraparte italiana es espectacular.Gattusso y Camoranesi -los dos volantes de contención azzurris- son los tipos con los que uno nunca quisiera tener ni siquiera un malentendido. Corren, pisan, joden, muerden, luchan, meten la pierna durante los 90 o 120 minutos como si tuviesen 4 pulmones o les hubiesen puesto la pila del conejito Duracell. Si en el fútbol moderno el puesto de "6" es el más importante, Italia va con la ventaja de ir con dos jugadores extraordinarios en ese puesto.

Nadie va a discutir la maestría de Zidane. Un jugador exquisito, tiempista como pocos y capaz de resolver un partido con una súbita genialidad. Lamentablemente, su magia ha sido entregada a cuenta gotas en los últimos tiempos y corre el riesgo de volverse predecible para jugadores y ex - compañeros de equipo que lo conocen a la perfección. Recordemos que la Juve (el Palermo también,vale aclarar) es la base de la selección italiana. Además el esquema que usa Domenech, el técnico galo, es demasiado conservador y con un solo hombre en punta como Henry los goles no se producen en forma tan fácil. Hay que tener en cuenta que en los dos últimos partidos de Francia se han establecido goles a partir de pelotas detenidas (tiro libre contra Brasil y penal contra Portugal). Lo de Italia va más por el desdoblamiento de Perrotta y Pirlo que de alimentadores de Totti y Lucca Toni pasan a ser buscadores de pelotas en el área. La solidez defensiva de Italia es tal que les permite darse el lujo de llegar al área rival con más jugadores que cualquier otro equipo mundialista.

Otro factor importante son los directores técnicos. Marcello Lippi es uno de esos tipos predestinados para el éxito y con una visión exquisita del fútbol en cualquiera de sus variantes. Ha ganado todo como DT de la Juventus y ha efectuado una revolución en el sistema de selección de jugadores que ha permitido un rápido recambio de nombres y hombres. Su contraparte, Raymond Domenech es lo que en España se podría denominar un “sub-normal profundo”. No llevó a Robert Pires “porque no se lleva bien con los nacidos en Escorpio”, también dejó atrás a Ludovic Giuly (de fantástica campaña en el Barcelona) y a Johan Micoud, el mejor jugador en su puesto en el equipo ideal de la Bundesliga. Francia no ha demostrado nada espectacular en su fútbol salvo las genialidades de Zidane. Asumamos que es una orquesta con algunas líneas interesantes, con un par de solistas extraordinarios pero que como ente agrupado regular media suela taco bajo nomás.

Por último, Italia tiene una motivación especial: El deseo interno de cada jugador de demostrar que ellos no necesitan involucrarse en situaciones extradeportivas pues su rendimiento futbolístico les permite ganar sin recurrir a ardides. Ese es el objetivo supremo del grupo, no solamente levantar la Copa del Mundo sino demostrar que en Italia la situación de los clubes corruptos es anecdótica y temporal..

Al fin y al cabo, esto es fútbol, no es una ciencia exacta, no es filosofía, no es economía y lo único predecible es... lo impredecible. Asi que ya saben hacia donde van mis preferencias este Domingo.

Saludos cordiales,
Schatz

* Imagen: Selección de fútbol de ex-alumnas del Villa Maria.


Fútbol todo el año,toda la vida

7 comments




* Ya que Alemania fue eliminada he colgado esta foto de mi selección favorita.


En las ultimas semanas los aficionados leales y consecuentes del fútbol(es decir, los que por diversos motivos lo practicamos o seguimos el desarrollo de ese deporte en todas sus instancias nacionales e internacionales) hemos comprobado que al menos por un mes no vamos a ser considerados una especie extraña y egoísta de marcianos balompédicos y apestados entusiastas. Por única vez (cada cuatro años) tenemos licencia para ver partidos en directo, repeticiones, comentarios, especiales, antesalas y cualquier tipo de información relacionada al fútbol. Podemos organizar almuerzos, parrilladas, reuniones y hasta polladas bailables so pretexto de ver el fútbol y con la inmediata aspiración de terminar en una reunión chupística. Y eso que Perú no juega el Mundial, que si así fuese, los privilegios serían innumerables y extasiantes, que duda cabe.
Pensando en este inusual estado de bienestar masculino que esta a punto de fenecer me preguntaba al mismo tiempo: Porque muérganos solo durante el Mundial de fútbol y porque no durante todo el año? Porque no somos un país futbolero como Argentina, donde el domingo en vez de consagrarse a la religión o al ocio improductivo toda la vida del país gira alrededor del fútbol?
Asumo que debe ser una consecuencia directa de nuestra idiosincrasia aletargada que no se emociona ni apasiona ante nada (salvo por la mujer del vecino). Me imagino que también debe ser un problema relacionado con el machismo en este País que no le ha dado espacio a la mujer en las actividades típicamente masculinas. Y obviamente, un resultado de la estupidez de algunos que dicen que se van a jugar fútbol y regresan a casa más borrachos que nuestro Canciller de la República.
Quisiera que algun día todas las mujeres y hombres del Perú (se me salió el Presidente que todos vamos a extrañar, carajuuuu) puedan entender la verdadera dimensión del fútbol no como mero vehículo ocasional de entretenimiento ni como pretexto para cualquier chupindanga barata. Que entiendan que jugar al fútbol o simplemente apreciarlo es una suerte de aprendizaje de vida que involucra ciertos códigos, ética, esfuerzo y solidaridad, valores básicos que de ser seguidos por una mayoría podrían hacer de este mundo un espacio más vivible.
Para explicar mejor esto, los dejo con un escrito de Albert Camus(1913-1960), un pensador francés que privilegió el humanismo sobre cualquier otra ideología o cosmovisión del mundo y que no vaciló en mandar a la mismísima porra al gran Sastre mucho antes que la realidad le demostrase al filósofo francés que su utopía marxista era un fin inalcanzable. Estoy seguro que les gustarán las palabras de Camus, sobretodo en su reflexión final/Schatz

Albert Camus y el Fútbol

Sí, lo jugué varios años en la Universidad de Argel. Me parece que fue ayer. Pero cuando, en 1940, volví a calzarme los zapatos, me di cuenta de que no había sido ayer. Antes de terminar el primer tiempo, tenía la lengua como uno de esos perros con los que la gente se cruza a las dos de la tarde en Tizi - Ouzou. Fue, entonces, hace bastante tiempo, en 1928 para adelante, supongo. Hice mi debut con el club deportivo Montpensier. Sólo Dios sabe por qué, dado que yo vivía en Belcourt y el equipo de Belcourt- Mustapha era el Gallia. Pero tenía un amigo, un tipo velludo, que nadaba en el puerto conmigo y jugaba water-polo para Montpensier. Así es como a veces la vida de una persona queda determinada. Montpensier jugaba a menudo en los jardines de Manoeuvre, aparentemente por ninguna razón especial. El césped tenía en su haber mas porrazos que la canilla de un centro forward visitante del estadio de Alenda, Orán. Pronto aprendí que la pelota nunca viene hacia uno por donde uno espera que venga. Eso me ayudó mucho en la vida, sobre todo en las grandes ciudades, donde la gente no suele ser siempre lo que se dice derecha. Pero al cabo de un año de porrazos y Montpensier en el "Lycée" me hicieron sentir avergonzado de mí mismo: un "universitario" debe jugar con la Universidad de Argel, R.U.A. En ese periodo, el tipo velludo ya había salido de mi vida. No nos habíamos peleado, sólo que ahora él prefería irse a nadar a Padovani donde el agua no era tan "pura". Ni tampoco, para ser sinceros, eran ¨puros¨ sus motivos. Personalmente, encontré que su motivo era ¨adorable¨, aunque ella bailaba muy mal, lo que me parecía insoportable en un a mujer. ¿Es el hombre, o no es, quien debe pisarle los dedos de los pies? el tipo velludo y yo prometimos volver a vernos. Pero los años fueron pasando. Mucho después comencé a frecuentar el restaurante de Padovani (por motives "puros") pero el tipo velludo se había casado con su paralítica, quien seguramente le prohibía bañarse, como suele ocurrir.
¿Pero qué es lo que estaba diciendo? Ah sí, el R.U.A. Estaba encantado, lo importante para mí era jugar. Me devoraba la impaciencia del domingo al jueves, día de práctica, y del jueves al domingo, día del partido. Así fue como me uní a los universitarios. Y allí estaba yo, golero del equipo juvenil. Sí, todo parecía muy fácil. Pero no sabía que se acababa de establecer un vínculo de años, que abarcaría cada estadio de la provincia, y que nunca tendría fin. No sabía entonces que veinte años después, en las calles de París e incluso en Buenos Aires (sí, me ha sucedido) la palabra R.U.A. mencionada por un amigo con el que tropecé, me haría saltar el corazón tan tontamente como fuera posible. Y ya que estoy confesando mis secretes, debo admitir que en París por ejemplo, voy a ver los partidos del Racing Club, al que convertí en mi favorito solo porque usan las mismas camisas que el R.U.A., azul con rayas blancas. También debo decir que Racing tiene algunas de las mismas excentricidades que el R.U.A. Juega "científicamente" pierde partidos que debería ganar. Parece que esto ahora ha cambiado (eso es lo que me escriben de Argel), cambiado - pero no mucho- . Despues de todo, era por eso que quería tanto a mi equipo, no solo por la alegría de la victoria cuando estaba combinada con la fatiga que sigue al esfuerzo, sino también por el estúpido deseo de Ilorar en las noches luego de cada derrota.
Como zaguero esta el "Grandote" - quiero decir Raymond Couard. Le dábamos bastante trabajo, si mal no recuerdo. Jugábamos duro. Los estudiantes, los nenes de papá, no escatiman nada. Pobres de nosotros -en todo sentido- ¡ muchos nos burlábamos de la dureza de nuestros propios pies! No teníamos más remedio que admitirlo. Y teníamos que jugar "deportivamente", porque ésa era la dorada regla del R.U.A., y "firmes", porque, cuando todo está dicho y hecho, un hombre es un hombre. Difícil compromiso! Eso no puede haber cambiado, estoy seguro. El equipo más difícil era el Olympic Hussein Dey. El estadio quedaba detrás del cementerio. Ellos nos hicieron notar, sin piedad, que podíamos tener acceso directo. En cuanto a mí, pobre golero!, vinieron por mi cadáver. Sin Roger ¡lo que hubiera sufrido! Estaba Boufarik, ese centro forward grande y gordo (entre nosotros lo llamábamos "Sandia") se excusaba con un: "Lo siento nenito" y una sonrisa franciscana. No voy a seguir. Ya me excedí de mis Iímites. Y entonces, me pongo reblandecido. Hasta en "Sandía" veo bondad. Además, seamos sinceros, bien que esto era lo que habían enseñado. Y a esta altura, no quiero seguir bromeando. Porque, después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, a la larga, acerca de moral v de las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol, lo que aprendí con el R.U.A, no puede morir. Preservémoslo. Preservemos esta gran y digna imagen de nuestra juventud. Tambien estará vigilándolos a ustedes


Clásico es amarte

10 comments


"Los clásicos son esos libros que nos llegan trayendo impresa la huella de las lecturas que han precedido a la nuestra,y tras de sí la huella que han dejado en la cultura o en las culturas que han atravesado(o más sencillamente,en el lenguaje o en las costumbres)"

Italo Calvino PORQUE LEER A LOS CLASICOS


Hace mucho tiempo alguien me lanzó una frase que a manera de corolario pretendía establecer una definición sobre mis preferencias culturales y estéticas:"Lo que pasa es que tu eres básicamente un clásico".Lo tomé casi como un cumplido,debo mencionar además que me lo dijeron en muy buena onda.No era que me había convertido en la versión peruana de "Enrique el Antiguo",aquel entrañable personaje de Francella, tampoco que me habían asignado 1,000 puntos de entrada en el "Viejómetro".Era un reconocimiento a mi tendencia a volver a las fuentes clásicas,a las obras maestras,a los referentes básicos que han cimentado la cultura y el conocimiento universal.Eso no significa que no aprecie las expresiones vanguardistas en diversos campos,por el contrario,pienso que cada nuevo aporte siempre será bienvenido y es una suerte de confirmación del sino mortal de nuestra existencia:solo nos sobreviven nuestras obras (y por un largo tiempo si estas tienen un significado universal y valedero).

Hago esta suerte de introducción para explicar - no justificar - mi interés por un poeta que vivió hace más de 2,000 años y que es considerado en forma casi unánime como uno de los poetas románticos más influyentes en la historia de la humanidad.Gayo Valerio Catulo,conocido simplemente como Catulo,le escribió al amor desde una perspectiva terrenal,acaso demasiado simple para algunos de sus críticos.Poesía humana,pura y dura,variando con displiscente simpleza desde lo grotesco y visceral hacia lo sentimental y tierno.La sátira política,el amor no correspondido ,la lealtad debida a quien no nos pagará nunca con la misma moneda,la concepción de lo efímero de nuestro paso por este mundo como un hecho ineluctable , hubieron pocos aspectos que llegaron a escapar de la pluma de este auroral vate.Dante,Petrarca,Shakespeare,la generación del 98 y muchos más, todos bebieron directa o indirectamente de Catulo.

No es dificil encontrar a pesar del tiempo transcurrido la obra de Catulo en el cyberespacio.Menos difícil aún,encontrar a gente como Isabel (www.mujeresderoma.blogspot.com) con una predilección exquisita por Roma y un vivo afán no solo por rescatar del olvido a personajes como el que nos ocupa hoy sino por derribar mitos y tabúes sobre roles y leyendas de dicha época.

Los dejo con Catulo a quien espero puedan apreciar y disfrutar en la misma medida en la que mucha gente a lo largo de dos siglos lo ha venido haciendo.


Carmen 109 (in Latin by Catullus)

Iucundum, mea vita, mihi proponis amorem
hunc nostrum inter nos perpetuumque fore.
di magni, facite ut vere promittere possit,
atque id sincere dicat et ex animo,
ut liceat nobis tota perducere vita
aeternum hoc sanctae foedus amicitiae

Me propones, vida mía, que este amor
que hay entre nosotros sea dichoso y perpetuo.
Grandes dioses, haced que pueda prometer verdaderamente,
y que lo diga con sinceridad y desde el alma,
para que nos sea permitido continuar toda la vida
este pacto eterno de sagrada amistad.

Gayo Valerio Catulo , Poeta (87-54 AC).


About me

  • I'm schatz67
  • From Lima, Lima, Peru
  • Bachiller en Ingeniería,escribano hiper amateur,futbolista entusiasta,cineasta en potencia.
  • My profile

Last posts

Archives

Bloggiamici



Menaku