El Urbanito

Crónicas de lo que sucede alrededor nuestro y eventualmente de lo que sucede en mi interior.




Vamos Alemania

11 comments



Si tuviese que hacer una lista de todas las cosas que me gustan acerca de Argentina, el país y su cultura estoy seguro que me faltaría espacio para poder reseñar en forma exhaustiva y agradecida tantas alegrías y satisfacciones que me han producido a lo largo de la vida.

Pensar en Borges como máximo y exquisito referente de las letras hispanoamericanas, le pese a quien le pese. En el fabuloso cronopio de Cortázar, en el preocupado humanismo de Sábato y más recientemente en el disfrute que me han proporcionado escritores como Tomás Eloy Martinez y Federico Andahazi. Como no recordar en poesía la tristeza insondable de Alfonsina Storni y la fulgurante y breve presencia de Alejandra Pizarnik. En cantantes y compositores que me acompañaron tanto tiempo como Piero, Sui Generis, León Gieco, Mercedes Sosa, Charly Garcia, Soda Stereo, Andrés Calamaro, Les Luthiers, Memphis La Blusera , Pappo Napolitano . En esa escuela de vida que son las letras de tangos inolvidables.

O pensar en el país como esa tierra ubérrima con colores de postal. Con paisajes interminables y gente muy abierta y fraterna, especialmente en las provincias. Y una ciudad como Buenos Aires la cual a pesar de los desalmados porteños es una suerte de alameda cosmopolita con parques maravillosos, réplicas de Rodín y una vida cultural intensa y variopinta. Donde la buena comida, la cultura y las mujeres hermosas conviven en exultante armonía.

Lamentablemente esta visión romántica es dejada de lado ante el advenimiento de un Mundial de fútbol. Más insoportable que un porteño hablando de si mismo es un argentino hablando de fútbol. Claro que tienen motivos para estar orgullosos de su legado futbolístico. Han sido campeones mundiales a nivel de clubes y de selección, han producido a una súper estrella como Maradona .Pero nadie me puede convencer del hecho que nunca han jugado limpio. Inventores de las tretas más inverosímiles, usuarios impenitentes del doping en los años 60 y 70 (cuando los controles eran incipientes o inexistentes) , malos perdedores cuando les tocaba un adversario mejor, promotores a traves de sujetos como Bilardo del antifútbol, nosotros mismos ,los peruanos, hemos padecido la falta de escrúpulos de la gente dedicada al fútbol tanto en Argentina 78 como en las eliminatorias del Mundial de México.

Por eso siempre le voy a los adversarios de Argentina en los Mundiales. Porque todo ese tonito canchero de los comentaristas de Fox se va al excusado cuando son eliminados de los mundiales y le tratan de buscar cinco pies al gato. Como olvidar el 5 -0 que les propinó Colombia en Buenos Aires o el inolvidable golazo de Bergkamp en Francia 98. Por eso hoy alentaré a Alemania hasta la afonía. Romperé la rutina de ver los partidos de Alemania en el club alemán y lo veré en la tranquilidad de mi casa, absolutamente solo, como me gusta ver los partidos que me interesan. Y cuando Alemania haga gol, sorberé mi cerveza con fruición pensando que todos los perjudicados por el antifútbol de Argentina estaremos siendo vindicados una vez más.

Ya empieza el partido en 5 minutos. Vamos Alemania ¡!!!!!!!!!!!!


Seré el único?

6 comments



Que no puede visualizar su blog desde su propia PC?
Ya me estaba yendo a comprar una botella de agua mineral helada a la bodega para echarmela en la cabeza ,esperemos que no sea cierto.

Crucemos los dedos/Schatz


Fashion for one night

24 comments

Quienes me conocen un poco saben que uno de los aspectos que más critico en el "limeñismo" es la noveleria de ver y ser visto en sitios y "points" de moda.Si voy a un restaurante "ficho" (cuando el presupuesto me lo permite) es porque voy a comer algo que además de no ser preparado en mi casa tiene algun tipo de ingrediente o preparación especial que lo hacen extraordinario, por ejemplo, el Restaurant Matsuei, comida japonesa de primera que uno lógicamente no puede comer todos los días pero que merece una visita de cuando en vez.

Para comer algo que puedo mandar a preparar en mi casa o que solo tiene como único valor agregado el que te vas a encontrar con la GCU prefiero quedarme tranquilo sin gastar gasolina o investigar-sin hacer mella en mi presupuesto y en mi sentido común-alguno de los incontables "huariques" que se encuentran desperdigados por toda la ciudad.Con N tenemos una suerte de preferencias y locales escogidos adonde vamos despues de ver una película,cuando tenemos mucha hambre o demasiada flojera para cocinar.Asi como uno tiene un médico,abogado o consejero de confianza nosotros tenemos nuestra sanguchería favorita, el chifa preferido,la pizzeria estrella o nuestros incomparables anticuchos.Gustos mayores, contados con los dedos de la mano.Huariques? Al mediodía,con tiempo y tranquilidad.

Excepciones más o menos,seguimos este esquema hace varios años y la verdad que no nos quejamos.De cuando en vez tenemos alguna invitación a comer y asi sucedió hace unos diez días.Una amiga de N, compañera de clase -amiga de toda la vida y comadre para mayores señas- y a quien por motivos de trabajo y viajes vemos solo una vez al mes nos llamó para proponernos salir a comer a un nuevo "point" que parece le había sido recomendado por un hermano de ella.Que es un local nuevo, que todo el mundo se pelea por entrar allí, que la comida es buenísima, que de entrada te dan la hostia del Papa, en fin, una serie de razones y argumentos que convencieron a N y a los que no me podía negar, total, es muy buena amiga de nosotros y en las ultimas semanas no habíamos salido mucho con N. Encima tanta recomendación me creaba intriga, al fin y al cabo , Lima debe ser uno de esos lugares en donde se abren y cierran varios restaurantes semanalmente al dictado del éxito en la sazón o el marketing y la noveleria.

Nos encontramos previamente en la casa de nuestra amiga,en Barranco.Algunos bocaditos, un par de scotch´s y enrumbamos hacia el punto en cuestión luego de confirmar telefónicamente la reserva y nuestra asistencia ("porque sino mejor ni vayas, el lugar para a full").Encima no sabía donde quedaba y estabamos yendo en el carro de nuestra amiga por lo que la curiosidad se tornó en impaciencia. Cual sería la sorpresa al enrumbar hacia la Bajada de Armendáriz y confirmar mis sospechas:Nos estabamos dirigiendo a CALA, aquel restaurante "fashion" que se ha levantado sobre la Playa Barranquito.Demasiado tarde para protestar,eramos además tres parejas, todos los demás parecían contentos con la excursión asi que decidí poner mi mejor cara,buen talante y seguirle la cuerda a los demás,no me gusta eso de andar de tumbafiestas y menos los Viernes por la noche.Como podrán deducir,el sitio estaba atiborrado de gente y autos, terminamos parqueando en la playa del costado,pagando 5 soles por cuadrarnos al lado de las parejas asmáticas.

El sitio esta dividido en dos ambientes: El 1er piso es un lounge (que ya describiremos despues)y en el 2do piso el restaurante que es regentado por Alfredo Aramburú.Un estilo minimalista en la decoración, literalmente atestado de gente,una terraza que da exactamente a la playa (es alucinante como se han zurrado en la ley , han ocupado TODO el espacio de la playa)y el inconfundible tufillo a lugar de moda en donde puedes servir un huevo frito con arroz y la gente ni se va a dar cuenta pues esta más ocupada en mirarse que en disfrutar de la comida como celebración per se.

El restaurante no es caro,tampoco barato.La carta es bastante variada, con la lógica predominancia de pescados y mariscos. Yo me pedí un tartare de atún y un risotto con camarones.Los otros comensales se inclinaron por los pescados en mescolanzas orientales, el atún en sillao y jengibre -del que alcanzé a probar un poco- estaba bastante bueno. Mi tartare tenía una mezcla de sabores un poco ortodoxa en donde el sabor a albahaca no se complementaba sino más bien invadia los predios del pescado.El risotto estaba cumplidor y servido en una porción generosa pero se sentía la invasión de algunos langostinos en un lugar en donde el coral y el camarón deben imperar, digamos que no estaba como para tirar manteca al techo ni dar tres hurras por el cheff.

No es un lugar cálido ni acogedor,es más bien demasiado ruidoso y caótico para mi gusto que es más bien intimista y reservado,como pienso que debe ser el ambiente propicio para disfrutar adecuadamente de una comida.Demasiada gente,altisonantes voces,tal parece que el urgente reclamo de ser reconocido como parte integrante de la fiesta era unánime. La cuenta salió a 150 soles por pareja, teniendo en consideración que habiamos llevado el vino por nuestra cuenta. Alguien,luego de cancelada la cuenta decidió que era una buena idea bajar al lounge mientras yo pensaba en que con esos 150 soles me alcanzaba para 10 tallarines saltados con calamar y cojinova en "Los Calamares", 20 porciones de menestrón en "Café Tostado", 10 cebiches XL de conchas negras en "Carlos y Gladys",20 porciones de anticuchos en donde la Sra. Arita,incontables platos de caucau y huevera frita en el Bar Queirolo y tres fuentes de sancochado (de donde comen tranquilamente 6 personas)en el restaurante "El Norteño" de la Av. México.Comprobado, una vez más, que para comer bien no se necesita tener plata en este país,solo hay que tener un poco de ánimo explorador y liberarse de algunos prejuicios e ideas preconcebidas sobre lugares y apariencias.

Bajamos al lounge, en el cual se encuentra ubicado un bar en forma de rectángulo que domina toda el área y que esta complementada con bancos y sillones de diversas formas y una terraza angosta con poca gracia. El lugar estaba repleto y casi todos los presentes vestian camisa a rayas,bluejean medio roto o fashion,cabello con laca peinado con crestita al medio y una suerte de rictus corporal que los hacia mover la cabeza asincopadamente de un lado para otro al ritmo de la música electrónica que en forma monótona e ininterrumpida se propalaba desde un promontorio cercano al bar.La gente no bailaba,conversaba a los gritos o simplemente cumplía con mirarse en forma escrutadora y se preocupaban más bien en ocupar un sitio preferencial que permitiese su exposición contínua y fotogénica.

No dure más de 15 minutos en ese antro consagrado al aluminio y al polyester.No sé si será la edad, que ya me ha hecho perder un poco la capacidad de asombro antes "novedades" como esta.O será quizás otra comprobación más contundente: Que para salir a divertirse y estar "in" no solo hay que disponer de dinero y buen ropero: también hay que poner cara de huevón.


Saudade

7 comments


Powered by Castpost

Hoy me acordé de tí.

Miento,me acordé de nosotros.

Vuelvo a corregir,me acordé primero de tí y luego me volví a acordar de nosotros a pesar que lo nuestro acabó hace más de 13 años.Y no es que haya terminado porque se esfumó o porque de la noche a la mañana hayamos amanecido separados.Lo terminé yo,contra tu voluntad.Y lo aceptaste tú,a regañadientes,para mi intranquilidad.

Hurgar tanto tiempo despues en las causas de una separación es como tratar de averiguar porque un hombre en apariencia sano jaló del gatillo apuntandose a la sien:Nadie podrá dar con la causa exacta.A veces,el tiempo cumple con sanar las heridas pero no termina por explicarnos las cosas satisfactoriamente.Para eso existe el olvido,felizmente.

Es curioso,tu recuerdo vuelve hacia mí cuando me siento de muy buen ánimo.Será porque nuestra cotidianeidad a pesar de mis peripecias y tu juventud era un placer en infinitivo.No sabías cocinar,pero disfrutábamos comiendo cualquier cosa,no podías salir hasta muy tarde pero siempre encontraba una buena excusa para quedarme a dormir en tu mueble,veníamos de dos mundos completamente distintos y no necesitamos crear uno en común:tu venías de visita al mío y yo ,complacido,accedía a conocer el tuyo. Nunca hicimos el amor cabalmente pero a pesar de tus incomprensibles remilgos y mis desmedidos reproches llegamos a conocer cada centímetro de nuestros cuerpos.Creo que nuestra principal habilidad era saber darle al otro,aunque sea parcialmente, lo que necesitaba para ser feliz. Y sé , que a nuestra particular manera y en diferente medida ambos lo eramos.

Nadie,comenzando por tí,entendió nada cuando se me ocurrió que debíamos terminar.Y aunque debías tener sobradas y justificadas razones para detestarme preferiste guardar un prudente silencio y optaste por viajar fuera del país para evitar repetir mil veces la misma historia,cansada quizás de justificar en vano mi bizarra decisión.No viajaste en busca de la felicidad ,te fuiste para tratar de olvidar la que te había sido arrancada de golpe.

Nos costó mucho volver a encontrarnos,siempre sabía de tí por tu familia y por los amigos comunes,luego llegué a enterarme que siempre llamabas a mi hermano para saber de mí y le habías hecho prometer que nunca me debía decir nada,promesa que cumplió al pie de la letra.Cuando volvimos a vernos cada uno estaba con sus dos hijos.Ellos congeniaron de inmediato y hablaron y jugaron toda la tarde mientras nosotros buscábamos las palabras exactas que podían llegar a expresar lo justo sin decir absolutamente nada.No era precisamente un estado de tensión,era una suerte de pacto tácito en el que no habían recuerdos oscuros,memorias hirientes,ganadores ni perdedores.Yo me sentía mal porque sabía que estaba en la obligación de decirte y aclararte muchas cosas y tu te sentías bien al saber que no había necesidad de aclarar nada pues cuando no sabes si vas a volver a ver a la persona que tienes al frente y que a pesar de las circunstancias sigues queriendo -aunque en distinta forma- prefieres dejarte llevar por la simpleza de la palabra complaciente y el lugar común. A veces,es preferible apelar al olvido,aunque sea ficticio,para evitar que el recuerdo de algun momento agradable nos vaya a terminar conduciendo a una estacion que nos hizo daño.

Algun tiempo despues pudimos tener la oportunidad de conversar.Y no la desaproveché,pues en la misma medida en que habías esperado por años el poder escuchar mi verdad pendiente yo sabía que me iba a sentir liberado al poder decirte,cara a cara y sin voltear la mirada,las razones por las cuales lo nuestro tuvo un final tan abrupto. Pensé,por un momento,que nunca más ibas a querer hablarme luego de escuchar la verdad pura y dura.Cuando terminé de hablar y confesar lo que tu ya sabías por boca de otros te quedaste callada muy brevemente,me abrazaste y me confesaste que habías esperado más de diez años este momento ,no precisamente para enterarte de alguna verdad oculta sino para poder cerrar juntos una etapa inconclusa de nuestras vidas.Una vez más,habías encontrado la manera adecuada ya no de proporcionarme el medio para poder ser feliz a tu lado sino las palabras exactas para encontrar la tranquilidad de recordarnos sin amarguras ni rencores.

No sé porque me volví a acordar de tí. Solo debo agradecerte el poder hacerlo sintiendome bien.


Hasta el culantro

12 comments




No,no,no,no toquen su televisor o mejor dicho,no cambien de página,su blog pobre pero honrado no va a atosigarlos con un aburrido post sobre fútbol ni con una bizantina reflexión acerca de las causas por las cuales Perú no esta presente en Alemania 2006.

Vamos a pasar lista,más bien, a algunos factores que aseguran al cento per cento que Perú no clasifica de ninguna manera al próximo mundial en Sudáfrica, y dice así:

1)Hace unas noches se propaló un reportaje acerca del uso que algunas municipalidades del interior del Pais le dan al dinero contante y sonante que han venido recibiendo por concepto del canon minero.Para información de todos los que estan interesados en promover el turismo receptivo,folklórico y psicodélico, les comunico que el alcalde de la municipalidad de Cañadas (distrito de Cajamarca)ha emprendido la construcción del "Estadio Azteca"(si,asi se llama,aunque se mueran de la risa)con capacidad para 3,000 personas y en donde el equipo local "Los Once Mantecosos" va a poder construir su laborioso camino hacia la conquista de la Copa Perú,máxima expresión del fútbol macho.Claro,nadie le ha explicado al alcalde que a más de la mitad de la población le falta luz eléctrica,eso parece no importarle,parece que alguien le sopló al oído que el Sol brillará para siempre en la tierra del Indio Mayta.

2)El mismo iluminado burgomaestre en su irrefrenable ímpetu por convertirse en la versión vernacular de "Bob el constructor" mostró a las cámaras del programa el fruto de su portentosa e incontrolable viada edificadora: La plaza de toros "México" a punto de ser estrenada y en donde se calcula que se va a poder recibir a todos los turistas del mundo que no dispongan de presupuesto para asistir a Las Ventas de Madrid,La Maestranza de Sevilla o a los San Fermines en Pamplona.Finito de Hualgayoc,Manolete de Cutervo,Matarife de Celendin y la versión chotana de Paquirri ya estan velando sus trajes de luces y afilando sus espadas.No importa que la mitad de la poblacion infantil este desnutrida ,igual se va a cortar harto churrasco!!!!

3) Les ha parecido poco??? Pues seguimos con el loco!!! Las otras dos perlas de Don Rascaplaya son la construcción de un Palacio Municipal de 06 pisos (sí,seis,han leído bien)en plena Plaza de Armas y la construcción de un Hotel Municipal de diez pisos al frente del palacete mencionado.Este es descendiente directo de los constructores de Macchu Picchu y Sacsayhuamán,ni vuelta que darle, ni siquiera se ha enterado este subnormal profundo que faltan carreteras,techo para los colegios e infraestructura de salud y que a la mayoría de la poblacion le falta agua y desague pero ya se dió el gusto de construir dos mamotretos en plena Plaza de Armas local.Que rico tipo !!!!

4) Con excepciones tan honrosísimas como escasas los más de 50 millones de soles que se van a recaudar este año por concepto de canon y que va a ser usado directamente por alcaldes como el mencionado van a ser destinados a "embellecer" plazas de armas,alamedas y avenidas principales.Los fabricantes nacionales de cemento y ladrillos se deben estar frotando las manos y pegandose volantines con triple mortal.

5) Todavia les queda hígado sin reventar? Bueno ,ahí les va la cereza del pastel.A fines de este año se van a realizar comicios regionales "a lo largo y ancho del país".A continuación,algunos de los movimientos regionales que ya han solicitado su inscripción(pueden levantarse para chapar su kleenex y algun recipiente ad hoc,sino lloran por lo menos se van a hacer el tutti de la risa):

-En Cusco está el movimiento "Patria Arriba, Perú Adelante (Papá)"
No,no es PAPAY,es Papá,con acento

-En Huánuco el movimiento "Hoy o Nunca"
Parece un ultimátum de novio en celo no?

-En Ancash los movimientos "Río Santa Caudaloso" y "Sudor Ancashino"
Amenazan llegar hasta Lima los primeros,los segundos,son los que le escondieron el desodorante a Ronaldinho(y hasta ahora no lo encuentran)

-En Lima el movimiento"Alianza Nacional por la Salud Mental"
Todos los que votaron por Alan ahórrense el Gravol,ya saben adonde inscribirse para pasarla bien.

-En Cajamarca "Contigo Cajamarca,Hoy,Mañana y Siempre"
Esos se quieren reelegir ad libitum,guarda allí.

-En Junin "Movimiento La Carita Feliz de Junin"
Sin palabras.

-En Lambayeque el "Movimiento León de Judá"
Parece que los leones ya se mudaron del Zoológico de Huachipa al sólido norte.

Por último,primicia chocherita, un recordaris a los que respiraron tranquilos luego de la derrota de Humala: El 28 de Julio asume Alan Garcia como presidente.

Exijo una explicación!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!1


El loco del parque

17 comments


Powered by Castpost

Manuel retornó a la misma hora en la que lo hacía cada tarde. Le dio un beso a su madre, colgó su saco en la percha y procedió a separar la ropa que se iba a poner para su cita diaria de las 6 de la tarde. Buen hijo y soltero empedernido, vestía siempre un impecable terno, un sombrero algo pasado de moda y unos zapatos impecablemente lustrados que el mismo se preocupaba de dejar sin mácula cada mañana y de no ensuciar innecesariamente durante el transcurso del día. En una época en la que la ciudad entera se despanzurraba al ritmo del mambo y el pueblo perdía la cabeza por tener una foto de Mara, Anacaona y Betty di Roma él permanecía inmutable a las costumbres en boga y evitaba las fiestas estridentes, los trajes chirriantes y cualquier manifestación mundana de modernidad o mal gusto.

Había heredado de su padre la tenida clásica en el vestir, la pulcritud de gestos y ademanes, la formalidad como un estilo de vida sereno e imperturbable. De su madre tenía el gesto afable, la palabra justa y un romanticismo rayano con lo espiritual que lo llevaba a perder la mirada cuando evocaba a la dulce Milagros, enamorada de años, novia reciente y futura esposa con quien estaba a punto de formar una nueva familia. Todos los días se veían a la misma hora, en el mismo parque, en la misma banca. Luego de recibir la rosa especialmente escogida por Manuel en la florería de la calle Berlín daban paseos interminables por el Malecón en busca de la mejor vista del atardecer cuando la niebla invernal lo permitía, charlas animadas que mezclaban recuentos del día transcurrido con impacientes planes para la etapa venidera. Tomados de la mano caminaban y soñaban, siendo mirados con cierta curiosidad y envidia por los habituales parroquianos de la zona quienes ya sabían del impostergable encuentro vespertino que se celebraba a diario: El muchacho del terno y la flor con la chica de vestido plisado.

Aquella tarde Manuel quería darle una sorpresa a Milagros. Por fin había conseguido una fecha en la iglesia que coincidía con la disponibilidad del sacerdote, con la hora deseada y con el periodo de vacaciones que le darían en el trabajo. Había planeado llevar a pasear a Milagros y luego invitarla a comer a fin de comunicarle en medio de la velada la buena noticia. Para esto sacó su mejor traje, un terno de lanilla inglesa, que solo usaba en ocasiones especiales como intuía que iba a ser esta. Lo escobillo con dedicación y esmero, le aliso algunos flecos, saco una camisa de lino y se engomino el cabello como cada tarde, pasando el peine una y cien veces por cada hebra que estaba siendo alisada, verificando que todo estuviese en su sitio, perfecto, impecable, como Dios manda, es decir, como siempre.

Se despidió con el mismo beso en la frente de su madre y enrumbó hacia la florería. Escogió dos claveles color tornasol, le pareció que la ocasión ameritaba una flor especial y de inusual belleza. Recorrió los mismos pasos que lo llevarían al encuentro habitual, hasta podía responder, en caso de ser preguntado, cuantos pasos lo separaban de la florería hasta la banca del parque y el tiempo que demoraba en recorrerlos sin prisa pero sin pausa. Llegó a la hora acostumbrada, cuando una tenue neblina se desparramaba por todo el lugar confirmando la plenitud de un invierno que prometía ser bastante crudo. Sintió un poco de frío y se sentó a esperar a Milagros, al final, eso no le importaba a Manuel, su amor estaba a prueba de estacionalidades, climas, malos tiempos y eventuales retrasos.

Poco a poco la niebla fría de la tarde dio lugar a una pertinaz llovizna y a la oscuridad absoluta de la noche. Milagros no aparecía, era bastante inusual su retraso. A veces se demoraba 5 minutos, una vez demoró diez por entretenerse comprando un presente para Manuel pero nunca habían transcurrido más de 45 minutos sin saber nada de ella. En su organizada y metódica rutina diaria ese lapso de tiempo era una eternidad, sobre todo si ella no aparecía sin razón aparente. Al cabo de una hora decidió irla a buscar a su casa, una residencia solariega miraflorina que no estaba muy lejos del parque. Tocó la puerta y nadie atendió ni el timbre ni los golpes propinados a la vieja puerta de madera. Completamente mojado a causa de la llovizna, con los claveles estrujados en un bolsillo del saco y presa de un nerviosismo que lo hacía mover nerviosamente la cabeza de un lado a otro sintió una mano firme que lo sujetó del brazo derecho y una voz gruesa que lo llamó por su nombre:

- Manuel, debes acompañarme, Milagritos ha tenido un accidente y esta en la Clínica.

Se dejó llevar por el familiar de Milagros, como si fuera un autómata, hacia una clínica cercana. Nada de esto podía ser cierto, debía tratarse de un error, pensaba dentro de sí. Fue conducido a una sala en donde estaban congregados los padres y demás familiares de ella. Todos lloraban, se abrazaban y el seguía sin entender nada. Pudo escuchar, antes de nublar su vista y su mente, a alguien que le decía que tenía que ser fuerte, que todo había sido muy rápido, que Milagritos no había sufrido, que se entregó inconsciente en los brazos del señor.

Las tardes invernales discurrían apacibles en el parque miraflorino. Niños paseados por comedidas nanas, ancianos conversando con la mirada extraviada en épocas mejores, solo faltaba la pareja de novios que a fuerza de costumbre se habían convertido en una suerte de postal de las tardes de ese parque y que por un designio perverso habían desaparecido de un día para el otro. Algunas semanas despues, alguien notó que Manuel comenzó a llegar diariamente a la misma hora, a la misma banca, con la rosa en la mano y con la expresión expectante de alguien que espera ansiosamente la llegada de una persona muy querida. Se sentaba, impecablemente vestido, en la banca que había sabido ser albergue de sus cuitas con Milagros y durante 45 minutos exactos murmullaba palabras ininteligibles que nadie podía ni se atrevía a descifrar. Su expresión era apacible, no dejaba de saludar a los que lo miraban con curiosidad ni de ser amable con las personas que lo reconocían y saludaban por su nombre. Cuando el tiempo se había cumplido, dejaba la rosa en la banca, se acomodaba el sombrero y desandaba sus pasos de regreso a casa, con la misma cadencia y sin ningún apuro especial por apresurar su retorno.

Así lo hizo por 30 años más, según refieren los vecinos del lugar, en forma ininterrumpida. Nadie se atrevía a tocar la rosa que dejaba aunque ninguno supo explicar porque la banca amanecía sin la flor a la mañana siguiente. En el ultimo año se notaba que el deterioro físico de aquella persona anciana era evidente, pero el seguía en forma impertérrita fiel a la costumbre, al atuendo, a la hora y al ritual. Algunos muchachos se burlaban de él, Manuel solo les respondía con una comprensiva sonrisa, tan distante como lastimera. Quedaban ya pocos testigos de lo sucedido décadas atrás y casi nadie parecía conocer a aquel anciano de sienes plateadas, mirada triste y ternos raídos que aparecía cada tarde llevando una rosa, farfullando frases inaudibles y cargando sobre sus hombros el peso de una nostalgia dolorosa e inacabable en la cual aquel hombre había encontrado una excusa para aferrarse a esta vida.

Una tarde Manuel faltó a la cita y los muchachos se preguntaron en forma displicente que habría pasado con el loco del parque. Al día siguiente tampoco apareció y nunca se supo nada más de él. Nadie se llegó a enterar que había dejado de ir a la cita diaria del parque para acudir a ese llamado que lo reclamaba y que había estado esperando en forma casi silente y resignada durante más de tres décadas: La oportunidad de darle el encuentro finalmente – y para siempre - a Milagros.


Mundial,Fútbol y Mujeres

16 comments

I spent a lot of my Money on booze, birds and fast cars. The rest I just squandered. George Best, famoso futbolista irlandés.

Dos de los principales intereses en mi vida siempre han estado yuxtapuestos: El fútbol y las mujeres. Siempre juntos, entremezclados, en una especie de simbiosis que curiosamente no ayudaba a ninguno de los dos, solamente a mí. Debo reconocer que he sido un futbolista más talentoso que entusiasta y como Casanova siempre he andado al debe, nunca al haber. Pero igual, hasta mediados de los 90 vivía apasionado por ambos temas, vamos, que la falta de pericia en las prácticas deportivas o aproximaciones afectivas no quita que uno pueda apasionarse y abrazar causas y aficiones que más temprano que tarde le tirarán un portazo en la cara.

Hagamos un pequeño racconto para aclarar esta tortuosa relación. Cuando estaba a punto de entrar a la adolescencia (1980) me dí cuenta que tenía muchas cosas bonitas (e importantes, desde mi perspectiva) que decirles a las chicas. Lo malo radicaba en que estas no estaban dispuestas a escuchar, en otras palabras, los chicos de la misma edad no les interesaban, les gustaban más guapos, altos y mayores, éramos unos mocosos de miércoles y punto. Leyes de la vida que le dicen, que uno aprende cuando ya no las necesita. Así que escribí todas las cosas que se me habían ocurrido -o quería replicar al influjo de muchas lecturas- y me dedique al deporte y al estudio en alma corazón y vida. Trotes interminables, partidos de fútbol por doquier y sesiones maratónicas de lectura y estudio para ahuyentar las malas ideas y los espíritus cochambrosos.

A mediados de 1982 la dedicación al deporte, al estudio y al buen bitute me volvieron una suerte de Robocop adolescente. Llegué al 1.83, era el más alto de mi clase y los demonios adolescentes y hormonales habían tomado posesión de algunas partes de mi cuerpo aunque el cerebro seguía como territorio inexpugnable consignado a los dos intereses primordiales en mi vida (que novedad): El deporte y el estudio. Sin embargo los diablillos y las inquietudes se encargaron de hacer su trabajo en forma más que eficiente y en ese año trasnoché y me tomé hasta las molestias en mi viaje de promoción, los fines de semana éramos habitúes de fiestas (con o sin invitación), empecé con el vicio de aunar el consumo sabatino de cerveza con un par de puchos y consumamos la trasgresión con dos o tres incursiones burdeleras que tuvieron más de anecdótico que de placentero.

A pesar de los cambios que el tiempo y la naturaleza se encargaron de incorporar a la rutina diaria, el deporte (a traves del fútbol, como no) seguía omnipresente e influyente. Si el domingo tenía algún campeonato, el sábado no me juergueaba, si en la semana tenía que entrenar, se cancelaba cualquier reuna de amigos. Cuando ingresé a la Universidad la cosa empeoró. Jugaba en el equipo de fulbito de mi año, en la selección de la facultad y era un suplente cumplidor en la selección de la universidad, además de delegado del Club de Fútbol. Una enamorada muy buena gente con la que estaba ya casi un año me metió una patada en el orto cuando la dejé plantada en un feriado por jugar el campeonato ínter colleras de la facultad. Lo más grave es que cuando me lo comunicó me alegré de sobremanera pues ahora disponía de más tiempo… para entrenar y jugar fútbol. Y así seguía la vida, jugando todos los fines de semana en cuanta cancha de fútbol o fulbito había a lo largo y ancho de Lima, viajando a torneos ínter universitarios, yendo al estadio a hinchar por Alianza, completamente extasiado e hipnotizado durante los mundiales de fútbol .Al igual que en la propaganda, era la mejor comprobación que podía subsistir viviendo, comiendo y respirando fútbol.

Notaba que las mujeres eran una peligrosa intrusión en nuestro cerrado ambiente de camaradería deportiva pues los amigos que jugaban y sucumbían a los encantos femeninos tenían menos tiempo para entrenar, menos disposición para jugar al límite y tarde o temprano alejaban a los recientemente captados de nuestra cofradía futbolera. Más temprano que tarde, yo caí en las mismas redes con una enamorada medio cucufata cuyos padres solo la dejaban salir al cine por lo cual no estaba en manos de alguien absorbente cuya atención demandaba mucho tiempo. El tiempo se encargó de acabar con esta relación (que sorprendentemente duró casi 4 años) y de aminorar mi fiebre deportiva, lo cual coincidió con mi ingreso al campo laboral. Seguía jugando, aunque solo en algún equipo de liga o en pichangas informales con los amigos. Me dedicaba mucho al trabajo y en el poco tiempo que me quedaba le seguía tratando de dar duro al deporte pero siempre tenía la curiosidad de saber si era posible compatibilizar al fútbol con las mujeres en forma armoniosa y equilibrada.

Lo mío era un exceso, más que obvio, flagrante. Pero porque no se podía llegar siquiera a un punto medio en el que se pudiesen compatibilizar ambos intereses tan caros y preciados para el hombre y tan inmiscibles como agua y aceite? Porque a los hombres que nos gustaba tanto el fútbol nos atraían las mujeres que particularmente lo detestaban o que simple y llanamente no sabían nada de él? Lo juro, nunca he estado de enamorado, novio o marinovio con una mujer que guste del fútbol. Claro que las he conocido, hasta el equipo más humilde de Corochochay tiene a algun minúsculo sector de groupies. Pero por alguna extraña razón o circunstancia nunca llegué a algo serio con alguna de estas admiradoras de la pelotita, nunca llegué a concretar algo más estable y duradero que un “choque y fuga”.Si alguna vez guardé la aspiración no confesada de alcanzar el sueño de la aficionada propia, esta nunca se pudo concretar por falta de postores calificados.Las relaciones duraderas,tormentosas,gratificantes y placenteras las tuve con enemigas declaradas del balompié.

Haciendo memoria, quizás Ana María, con quien estuve del 91 al 93 toleró con buena onda e infinita paciencia mis devaneos futbolísticos. Pero igual, de enamorados no pasamos y las dos personas con las que mas seriamente me he involucrado, mi primera esposa y la actual no tenían la menor idea de fútbol y detestaban el tiempo que le dedicaba en perjuicio del tiempo compartido en pareja. En todo caso, creo que N ha sabido aceptar que el fútbol no solamente es una afición inofensiva sino que ha sido sustituida en su forma práctica por una dedicación absolutamente laboral.

Curiosamente, al ser un medio de vida tengo licencia para ver todos los partidos que quiera, disfrutar de mi TV propia (prometimos al iniciar que solo habría una TV en la casa), ir al estadio cuantas veces sea necesario, ausentarme sábados y domingos en la mañana a espectar partidos juveniles y a viajar por doquier organizando ventas, haciendo vida social dentro del ámbito futbolístico y tratando de materializar proyectos. Alterno con jugadores conocidos o famosos, disfruto de las gollerías que ofrece dicho deporte como medio socializante desde el momento en que todos quieren saber que come y que piensa el ídolo mediático y sin embargo, a pesar que mi trabajo me gusta, no me causa el mismo placer que me provocaba el practicarlo en forma amateur y entusiasta en mis años juveniles. Me he vuelto una suerte de ginecólogo en mi propio ámbito, ya no me divierto donde trabajo.

Paradójicamente, en nuestros días, sin haberse resuelto completamente el conflicto doméstico que significa la intromisión del fútbol en la vida conyugal, el fútbol y las mujeres representan en cierto grado a dos términos de una ecuación exacta. Los futbolistas más famosos son los dictadores de la moda, son perseguidos por las mujeres más bellas (hasta en nuestro paupérrimo medio, aunque reconozcamos que no es lo mismo que te persiga Helena Skleranikova que Tula Rodríguez), hay muchas mujeres que comentan, reportean y escriben sobre fútbol y ya no sorprende a nadie ver a una árbitro mujer dirigiendo un partido de primera división. Llegué demasiado temprano a esta vida para no gozar adecuadamente de este equilibrio de fuerzas, a este equiparamiento de participación en una actividad que solía ser exclusivamente masculina? O es que el fútbol, al ser a la larga una parte integral de nuestra vida (o una proyección de esta) no se puede sustraer a una tendencia global y también ha abierto un espacio para el equilibrio de roles de género?

Ayer, durante la recepción que hubo en la casa del embajador alemán en el Perú con ocasión del partido inaugural del mundial me quedé completamente sorprendido. De las 1,200 personas que estábamos al interior de la residencia, un 50 % eran mujeres entusiastas y diligentes que cerveza en mano no querían perderse ni un minuto de la cita futbolística. El coto cerrado que era el fútbol ya no existe como tal y a lo mejor es hora que dejen de existir algunas asociaciones de féminas o amas de casa perjudicadas por el fútbol que llegaron a establecer sus reales en otros países.

Eso sí,debo reconocer amargamente que esta liberación de prejuicios ha llegado un poco tarde a mi vida. Que me hubiese gustado disfrutar de este glasnost futbolístico en mis años mozos, comprobando que nadie me vería con cara de marciano cuando confesaba mi fanatismo absoluto por los actores principales de dicha actividad.

Sin embargo, el hecho de saber que hoy por hoy las mujeres y el fútbol no son tan inmiscibles me da ciertas esperanzas para las generaciones que vienen. Me atrevería a pensar, como no, que los intereses por fútbol y féminas van a poder convivir en forma armoniosa y responsable. Que un súper-evento como el Mundial va a aumentar la sólidez de los vínculos precarios o afianzará las relaciones sólidamente establecidas. Y que en algunas oportunidades, así como uno experimenta un Deja Vú nostálgico por los lugares o personas que ha conocido sin necesidad de desplazarse pueda llegar a esperar que el fútbol me vuelva a prodigar, aunque sea imaginariamente, las alegrías más sanas y delirantes que he tenido la oportunidad de disfrutar en mi vida.

Yours in football

Schatz


La palabra más bella del castellano

13 comments

No, no se precocupen, no es otro reto blogger.

El título parece ampuloso,por no decir rimbombante.Pero detrás de una clasificación aparentemente arbitraria esta un singular concurso que fue desarrollado este año por el portal español www.escueladeescritores.com y que consistía en elegir mediante el concurso de los internautas hispanohablantes a la palabra más bella del castellano.Durante las 3 primeras semanas de Abril, más de 46,000 participantes dieron a conocer sus preferencias mediante el correo electrónico y enviaron un total de 7,130 términos diferentes, con la respectiva sustentación de la palabra elegida.

Y cual es la palabra más bella del castellano?? Tátátátánnnn!!! Más de uno la debe haber intuído : AMOR . No es cursilería, no es un recurso barato. De lejos, la palabra en mención fue el termino preferido por los internautas.Yo voté por Nostalgia,pero mi palabra ni siquiera terminó entre las 26 primeras(listado que se incluye al final del post). Interesante constatar dos cosas.La primera , que existieron dos tendencias marcadas para justificar la selección de la palabra, un factor, el significado del término , el otro, la sonoridad existente en el vocablo.Ejemplo del primer factor, amor,paz,libertad,vida,esperanza,verdad.Para el segundo factor, azahar,libélula,susurro,ultramarino,lapizlázuli,alféizar,zambra algunas de estas ,curiosamente, descendientes de vocablos árabes.

Lo segundo en constatarse ha sido que nuestro país no figura entre los países que registraron más votos de internautas.México,Argentina,Chile,Colombia ,Venezuela y hasta Estados Unidos aportaron más participaciones que la de nuestros connacionales.Una demostracion más que la precariedad de nuestro sistema educativo,el abandono de la cultura y una estupidez como la del Plan Huascarán han producido solo una novísima generación de jugadores de Nintendo y Mortal Kombat.Eso sí,dentro de los invitados especiales que fueron requeridos para dar su voto(políticos,literatos,poetas,personajes públicos etc.) estuvo un escritor peruano,Jorge Eduardo Benavides, quien escogió "Desasosiego".

No falto uno de estos personajes notables (un periodista)que tuvo la brillante idea de elegir "Coño".Justificó su peculiar y opinable elección argumentando que "es de donde sale todo".

En una época en donde asistimos a una diaria degradación del lenguaje oral y escrito me emocionan mucho concursos como este.Me hacen pensar que todavia es posible pergeñar la ilusión que significa el que nuestra sociedad deje de ser una babel de analfabetos funcionales (gente que sabe leer y escribir sin entender de que va la cosa)y pueda llegar a convertirse en un lugar en donde la gran mayoría,independientemente de su condición social y grado de instrucción,puedan llegar a habitar en "la casa del lenguaje",como acertadamente definió D. Schwanitz a la agrupación a todos los ámbitos de utilización de una lengua.

Cual sería la palabra que definirían los peruanos como la más bella? Se me ocurren varias, Amor,Comida,Justicia etc. Pero me quedo con una,que creo que es la más recurrente en el imaginario personal de cada uno de nosotros:Esperanza.
Sientanse libres de pensar en la palabra que más les gusta,créanme que por significado o sonoridad,más nos puede llegar a definir una palabra que un nombre propio.

Un abrazo/Schatz

1 amor 3.364 votos
2 libertad 1.551 votos
3 paz 1.181 votos
4 vida 1.100 votos
5 azahar 900 votos
6 esperanza 899 votos
7 madre 847 votos
8 mamá 826 votos
9 amistad 728 votos
10 libélula 544 votos
11 amanecer 522 votos
12 alegría 480 votos
13 felicidad 406 votos
14 armonía 390 votos
15 albahaca 362 votos
16 susurro 352 votos
17 sonrisa 339 votos
18 agua 331 votos
19 azul 322 votos
20 luz 320 votos
21 mar 318 votos
22 solidaridad 313 votos
23 pasión 293 votos
24 lapislázuli 291 votos
25 mandarina 281 votos
26 abrazo 258 votos


Runaway (O porque no votaré por ninguno de los dos)

18 comments

A las 6 de la mañana se respira un aire frío y húmedo en las calles capitalinas. Una brisa ligera y acuosa, que se introduce invadiendo sin permiso todos los rincones de nuestro cuerpo. Si los vientos y la temporada de pesca coinciden, nuestro primer golpe olfativo será un fuerte olor a harina de pescado, así nos encontremos en el lado este de la ciudad. Si la temperatura es muy baja, respiraremos aire con un 98% de humedad, una costumbre perniciosa a la que de una forma u otra nos hemos terminado amoldando. Y dependiendo de la intensidad del invierno, a esa hora todavía hay poca luz y hay que tener cierta fuerza de voluntad para despegarse de las sábanas y salir a las calles húmedas y resbalosas, sea cual fuere la motivación que lo lleva a uno a dejar la tibieza y comodidad del lecho.

A pesar de estos pequeños y benignos inconvenientes – minúsculos si se les compara con las características invernales de otros países con estaciones más marcadas – salir a la calle tan temprano guarda algunos atractivos particulares que muchas veces no son debidamente apreciados por la gente. Para empezar, la ciudad deja su aspecto hostil y se convierte en una suerte de anfiteatro tranquilo, silente y bastante más amable que cualquier otra hora del día. Gente muy tranquila y poco estridente recorre las calles principales desarrollando oficios, empleos temporales o saliendo de turnos vespertinos que acaban de finalizar. Obreros de limpieza, policías somnolientos, combis escasas y semivacías, empleados de casinos, operarios de fábricas, canillitas y kioskeros, trabajadores de mercados, vendedores ambulantes y una diversidad de gentes que se dirigen a destinos disímiles y tempraneros. Observarlos provoca en uno sensaciones encontradas. Una de ellas, la sobrecogedora y aburguesante tranquilidad de saber que uno no tiene que levantarse temprano salvo que sea para hacer deporte, privilegio dudoso y uno de los escasos beneficios de los que gozamos los que trabajamos por nuestra cuenta.

Hacía mucho tiempo que no salía a la calle tan temprano. Generalmente, a esa hora ya estoy sentado frente a la pc, haciendo llamadas, contestando correos y organizando la agenda del día. Luego surfeo, bloggeo, skypeo, para hacerla corta, hueveo, por un par de horas, antes de salir a cumplir con la agenda previamente organizada. Pero desde la semana pasada sentía que debía entregar mi cuerpo a alguna adicción nueva. Debo confesarlo, mi naturaleza es adictiva a lo que me provoca placer y por ende a los estímulos que lo generan. Con excepción de las drogas, he sido un adicto a diversas actividades y estímulos a los que me he entregado apasionadamente en distintas épocas de mi vida. Adicto a la lectura en la niñez, al fútbol en la adolescencia, al sexo durante la Universidad, al alcohol y al cigarro en distintas etapas, al trabajo durante toda la década de los 90’s, a la timba ocasionalmente, siempre he encontrado alguna suerte de nuevo credo que me ha llevado al límite de mi resistencia mental o corporal. Y he disfrutado al máximo y visceralmente en cada una de estas etapas el poder comportarme como el talibán más fanático de la religión personal de turno.

Para ponerme a tono con los tiempos, decidí dedicarme a hacer un poco de vida sana y escoger alguna adicción no-perniciosa .Ya había empezado hace un par de semanas bajando el consumo de cigarros y el moverse un poco tratando de alimentarme mejor no era una mala idea dentro de todo. Asi que el domingo en la noche le regalé al vigilante el contenido de mi lata del Hombre Araña, uno de los secretos mejor guardados en casa. Una de esas latas promocionales que regalan en los cines y que todo el mundo cree vacía pero que esta repleta de ositos de Haribo, gomas Ambrosía, chocolate blanco Ritter, galletas revestidas de chocolate y toffees de la Ibérica. Cosas que compro habitualmente y almaceno en forma disciplinada cada vez que regreso del supermercado y consumo generalmente en las noches, cuando ya todo el mundo se durmió y comienzo a dar vueltas como un poseso alrededor de la casa y de la pc. Medio somnoliento, se sorprendió al verme en pijama con la lata de marras:

-Don J, seguro que los chicos se han portado mal y les ha quitado las golosinas.
-Son mías carajo, agarrelas antes que me arrepienta.

Primera e imprescindible tarea cumplida. La segunda tarea era levantarme tan temprano como fuese posible el lunes a fin de empezar un sistemático plan de reacondicionamiento físico. Lo hice a las 5:45 a.m., desempolvé el short, las medias, el sweatshirt, cambio de pilas en el MP3 y directo al auto con dirección al pentagonito, meca de todos los caminantes y corredores habituales de Surco y San Borja. El estiramiento de rigor y a volar joven, tratando de cubrir los 4.2 km. de la distancia en menos de 25 minutos. En los buenos tiempos, podía hacerlo en 18 minutos. Hoy, con 105 Kg. a cuestas y 10 años más no puedo forzar la máquina tan alegremente y comienzo a trotar despacio, tomando aire y sintiendo que si completo la vuelta sin desmayarme habré superado el Everest de mis flojeras y limitaciones.

A esa hora el lugar es un hervidero de gente que más o menos comparte las mismas preocupaciones. Un grupo de entusiastas jubiladas que hace aeróbicos bajo la batuta de un amanerado instructor, parejas o grupos pequeños de gente que camina o trota alrededor del circuito, grupos de ciclistas perfectamente equipados que circulan raudamente compitiendo entre ellos , un grupo nutrido de Perú Runner´s (la GCU del jogging) que trota al unísono , personas adultas, chicas regias, figurettis insoportables, gordos atormentados, todo bien vigilado, supervisado y ordenado por personal de la Municipalidad que brinda seguridad a deportistas y vehículos a lo largo de todo el trayecto.

Terminé el circuito en estado calamitoso, hacía como 4 meses que no le daba la vuelta ni a la ducha. Mientras me recuperaba y me estiraba para no agarrotarme y terminar caminando como Herman Munster pensaba en lo exitosas que son algunas experiencias municipales y comunales en nuestro país cuando se realizan, principalmente, con sentido común. Un lugar en donde se privilegia un objetivo común (el bienestar físico), en donde todos conviven en armonía, sin mirarse feo, con un orden y respeto por las reglas establecidas.

Al día siguiente quise repetir la experiencia pero en una hora menos lechucera y más distendida. Dejé a los chicos en el colegio y en medio del Ovalo de Higuereta sentí que el auto estaba fallando y que en las próximos minutos me podía quedar botado en medio del tráfico de hora punta. Opté por llevar el carro al taller que felizmente estaba cerca y lo dejé allí, a fin que hagan el diagnóstico de la falla. Y como estaba con ropa deportiva, decidí ir corriendo desde el taller (28 de la Tomás Marsano-Surco) hasta el Colegio Inmaculada, calculaba unos 25 minutos de trote, con posterior estirada y un taxi para la corta distancia que quedaba desde allí hasta mi casa. No era una mala idea, me gusta recorrer las calles, y trotar un rato era una buena y diferente forma que funcionaba muy bien en la teoría. Lamentablemente, la práctica se encargó de contradecir cualquier planificación. El límite entre Surco y San Juan de Miraflores es una suerte de parafernalia informal en donde abundan combis asesinas, negocios informales, un puesto ambulante de golosinas o comida por cada metro cuadrado invadido, pirañas achoradas, omnibuses conducidos por choferes negligentes, una contaminación ambiental, visual y auditiva exorbitante y la inexistencia absoluta de un contrato social entre todos los que cohabitan en dicho espacio. Es un sálvese quien pueda y punto regido por la ausencia de la ley, iluminado por filamentos de neón y enmarcado dentro de una dudosa (inexistente debería agregar) concepción urbanística. Sin dar mayores detalles comentaré que como consecuencia de mi safari urbano a lo Forrest Gump estuve a punto de ser arrollado dos veces por combis que me pasaron rozando, casi me doblo el tobillo trastabillando entre veredas rotas y terrales infames y que un número aproximado de 30 perros vagos se turnaron en postas para hacerme la vida menos placentera y hacer realidad el sueño de la pierna humana propia. Nadie caminaba, nadie trotaba alrededor, todos andaban apurados, alertas, pendientes del próximo transporte, de cómo cruzar la pista por cualquier lado, sin preocuparse si al costado alguien gritaba, era asaltado o necesitaba algo. La modernidad, que duda cabe, en adaptación libre y recargada representada por la cultura combi. Cuando llegué a la puerta del Colegio Inmaculada no sabía si sentirme bien por haber corrido sin parar más de 30 minutos o agradecer a alguien por no haber sido ni asaltado, atropellado ni mordido por una piara de canes hambrientos. Lo más justo hubiera sido pegarme un par de cabezazos contra el muro del colegio por tarado y aventurero.

No faltará quien diga que solo a un lunático se le ocurre hacer deporte a bordo de un MP3 en un cruce tan caótico como peligroso y les doy toda la razón del mundo. Pero como siempre soy uno de los que ve el vaso medio lleno y no medio vacío, traté de aprovechar la situación experimentada para explicarme mejor el país, tarea que para algunos parece ser harto difícil en estos días. En primer lugar, no es una sorpresa constatar el modus vivendi que impera en los mal llamados conos (habida cuenta que son parte integrante de la ciudad). Los descendientes de emigrantes que tradicionalmente han ocupado los espacios marginales de la ciudad no solo ostentan el status de sector económico emergente sino que han “oficializado” de algún modo sus costumbres y formas de vida en los ámbitos donde se desenvuelven. El movimiento económico alrededor de estas zonas es impresionante, sin embargo, siguen siendo mirados por encima del hombro por sus pares limeños, como una especie de ciudadanos de 2da categoría quienes solo pueden acceder al guetto urbano de la GCU mediante un formidable cambio de situación económica. Si esto pasa en la ciudad y existe tanta diferencia en lugares que tan solo estan ubicados a 10 minutos de distancia ya podemos imaginar la percepción que una minoría “ilustrada” en Lima tiene del país y de la situación de sus connacionales ubicados en el interior del país y alejados social, cultural y geográficamente del país “oficial”. Una percepción incómoda, de lastre y a menudo utilitaria.” Que bonita es la sierra, se vería mejor sin serranos”, “El paisaje precioso pero hay mucho indio pobre”,”El problema de este país maravilloso son los serranos, Chile y Argentina no tienen tantos y les va muy bien” etc.etc., son algunos de los lugares comunes que solemos escuchar como sesuda reflexión sobre la naturaleza de la problemática del país. Hoy en día, esas preocupaciones,independientemente de lo holgada o apretada que pueda ser la situación económica, se han vuelto dilemas existenciales (“Me largo del país”, “Los cholos nos van a quitar nuestras casas”, “Me van a quitar la casa de playa”,”Nos van a fusilar por ser blancos” etc.etc.) habida cuenta que el cachaco oportunista ha sabido captar el reclamo de mucha gente ignorada por el sistema y muchos se han dado cuenta que este sector es en buena cuenta una preocupante mayoría. Y acabaremos descubriendo, demasiado tarde quizás, los alarmantes niveles de desocupación, pobreza, desnutrición infantil y atraso lacerante en la que vive ese sector olvidado de peruanos.

Yo no voy a votar por el APRA, tampoco lo haré por el cachaco mediocre. Puede que mi posición sea criticable, pero nadie me va a obligar a votar por un megalómano cleptócrata como García, menos por un aventurero peligroso como Humala. Al fin y al cabo, prefiero ser yo y mi circunstancia que un rebaño más de cualquiera de las dos piaras. Y que no me vengan con que hay que elegir a la democracia. En eso debieron ponerse a pensar antes de inscribir 24 candidatos a la presidencia, en una propuesta razonable, consensuada y común para sacar adelante al país, no en como subirse acomodaticiamente a un carro caudillista que no nos va a terminar llevando a ninguna parte.

Abrigo la esperanza que las condiciones globalizadas de la economía impidan que un eventual gobierno del cachaco perpetre un desmadre de lo que se ha avanzado hasta ahora. De la misma forma, espero que de una vez por todas la gran mayoría de peruanos que han tenido la oportunidad de educarse y que disfrutan de una situación medianamente estable(y que en realidad son una minoría frente al resto) puedan reconciliar de una buena vez la visión mediatizada y nebulosa que muchos de ellos tienen de la realidad nacional, única posibilidad viable de establecer las bases de una sociedad justa y un país sin fracturas. Y que la verdadera mayoría del país, aquella olvidada y menospreciada consuetudinariamente, pueda acceder en forma pacífica y tangible al mejoramiento urgente de sus condiciones de vida.

Yo, por mi parte, seguiré corriendo hasta donde el cuerpo y las ganas me den. Con la esperanza de poder mejorar mi calidad de vida y con el anhelo de poder llegar al día en que este país no nos apeste, no nos duela y no nos avergüence. Vana pretensión, el primer deseo, caro y urgente anhelo, el segundo.


About me

  • I'm schatz67
  • From Lima, Lima, Peru
  • Bachiller en Ingeniería,escribano hiper amateur,futbolista entusiasta,cineasta en potencia.
  • My profile

Last posts

Archives

Bloggiamici



Menaku